Lee Tulloch escribe para el Sydney Morning Herald un interesante reportaje sobre las tribulaciones económicas de muchos viajeros en sus desplazamientos, que ha titulado  Sorry Australia, you’re just too expensive.

En realidad, a pesar del titulo, las mayores quejas sobre el costo de los viajes, en especial del precio de los restaurantes, giran en torno a los países europeos. Describiendo los sacrificios alimenticios que se tienen que llegar a hacer para poder pasar unos días conociendo el país de destino sin arruinarte a la hora de matar el hambre.

Cuenta, por ejemplo, el caso de un hombre de negocios que le relataba como una comida informal, para dos personas y sin vino, en Oslo le había costado la friolera de 250 dólares autralianos (unos 162 €). Ella se queja, creemos que con toda la razón, de cómo duele pagar por una simple comida en una cafetería, lo mismo que paga por su factura trimestral de la luz.

Y ahí llegamos a lo que realmente nos ha llamado la atención… Afirma que dedicar esa cantidad a degustar una “comida única en la vida” en un famoso restaurante vasco, puede parecer una buena opción. En otros casos se presenta como una barbaridad.

pintxos-donostia
Seguro que la autora del reportaje no está pensando en los pintxos, cuando habla de una “comida única en la vida”. Aunque también podría serlo, y por mucho menos de 160 €

No podemos menos que resaltar cómo la gastronomía vasca se ha convertido en un referente internacional de calidad. Hace 20 años, su referencia habría sido, sin duda un gran restaurante de cocina francesa. Hoy, en estos momentos, su referente ha sido otro.

Sydney Morning Herald – 18/1/2014 – Australia

Sorry Australia, you’re just too expensive

It probably doesn’t come as a surprise to any of us but when a website for international expats recently named the world’s most expensive cities to live in, six of Australia’s cities, Sydney, Brisbane, Melbourne, Perth, Adelaide and Canberra (in that order), made it into the top 26. That has been bad news for Australian tourism. Combined with our competitive Australian dollar, the expense of a vacation in this country has seen Australians holidaying abroad in greater numbers than ever.

(Sigue) (Traducción automática)

 

 

 

anuncio-productos-basque-728x85-2