Una vez más, el New York Times nos ofrece uno de sus magníficos artículos sobre el País Vasco. Que no les lleve a error el titular de esta entrada. El texto de Jon Brand es magnífico y recoge con entusiasmo otro asunto con corazón referido a los vascos. No nos cansaremos de decirlo: el New York Times nos quiere, y nos gustaría calificarlo como Amigo de los Vascos. Si no se lo creen, dense una vuelta para ver todo lo que hemos recogido de este diario hablando de temas vascos

Pero dentro de ese magnifico texto, el autor comete un grave error de apreciación que es fundamental. Nos referimos a la causa por la que el Gobierno Vasco, liderado en esos momentos por el Lehendakari Francisco López, dejó de apoyar a la Vuelta Ciclista al País Vasco. No lo hizo por falta de dinero, lo hizo porque en su política era más importante pagar a la Vuelta Ciclista a España su paseo por parte de las tierras vascas, que apoyar a una de las  de las actividades deportivas más importantes, más internacionales y con mayor proyección que se celebran en Euskadi.

No vamos a recoger este año la cascada de informaciones sobre esta prueba deportiva. El año pasado lo hicimos y el volumen de informaciones aparecidas, casi acaba con nuestra salud. Pero repasar esas informaciones nos puede dar una idea de cómo este evento deportivo ayuda a la proyección de esta parte de El País de los Vascos. Mucho más, sin duda alguna que los paseos de la Vuelta Ciclista a España, que sí contó con un fuerte apoyo económico por parte de aquel ejecutivo.

Nosotros ya seguimos y comentamos aquel desproposito realizado por los gobernantes socialistas. Lo mismo que lo hicimos con la vergonzante forma que tuvo la Vuelta Ciclista a España de retornar a tierras de la Comunidad Autónoma del País Vasco.

Por eso le decimos, con todo respeto, que en este punto concreto, y no es nimio, The New York Times se equivoca. No era  falta de dinero, era una posición política la que guió esa decisión.  Era contentar a España y dar la imagen de que se estaba cosntruyendo un País Vasco más español. Algo que han intentado hacer siempre al presentar a esta parte de los Vascos a nivel internacional, como se puede ver en detalles como éste. Se trataba, en definitiva en tener contentos, y a gusto, a los patriotas unionistas españoles.

Por lo demás, en lo referido a la forma de retratar el espíritu y la realidad vasca, el New York Times, una vez más, espectacular

The New York Times – 4/472013 – USA

Big Changes After Crisis for Tour of the Basque Country

05iht-bike05-basque
The peloton riding through Elgoibar, Spain, at the start of the Tour of the Basque Country. (foto: Javier Etxezarreta/European Pressphoto Agency)

From afar, it seems to be a Tour of the Basque Country as in any other year: There are long, steep climbs, intermittent rain showers and verdant mountain roads lined with hordes of passionate Basque fans, clad in the fluorescent orange jerseys of their home team, Euskaltel-Euskadi, or waving ikurriñas, the region’s iconic red, green and white flag. But look closely — particularly behind the podium after each stage — and it is evident that things have changed at this one-week race, which ends Saturday.

(Sigue)
Traductor de Google. New York Times no admite el sistema atomático de traducción de Google. Es necesario cortar el texto y pegarlo en la página del traductor

 

 

 

anuncio-productos-basque-728x85-2