En agosto les hablábamos de la viajera y blogera portuguesa Paula Vidigal, que a bordo de una autocaravana iniciaba un recorrido por el País Vasco. Ella ha escrito otros dos comentarios sobre nuestro país después de aquel primer post que tanto nos gustó y en el que se afirmaba: Espanha é uma coisa, país basco outra.

Uno de los comentarios está dedicado a Bilbao, que se ha convertido en la representación de la modernidad y de la capacidad de transformación de los vascos para adaptarse y reinventarse. El otro, va al otro extremo de nuestra imagen como país. Presenta sus raíces más profundas, se trata de una visita a Gernika.

De Bilbao, le tenemos que decir a nuestra amiga portuguesa, que sin darse cuenta, casi ha dado en la diana con la referencia a Bilbo Bolson. Tolkien, un profundo conocedor de la literatura inglesa (es evidente), se basó, estamos seguros, en las referencias de William Shakespeare a Bilbao, para dar nombre al protagonista de El Hobbit. …pero eso es tema para otra entrada….

Pero aparte de Bilbao, habla como les decimos de Gernika y en concreto de su Árbol. Sabemos que Gernika, su Árbol y su Parlamento, son un símbolo, y que, como todos los símbolos, van mucho más allá de la realidad para convertirse en un icono, en un referente, no tanto de lo que fue, sino del espíritu de lo que fue y del espíritu de lo que queremos que hubiese sido. El bardo Iparraguirre, un gipuzkoano, convirtió el viejo Árbol de Gernika, tras la Primera Guerra Carlista, en un símbolo de las Libertades de los vascos, anticipando el nacimiento de la Nación vasca en su sentido moderno. Se convirtió en un símbolo de todos los vascos. De los vascos de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa, Navarra, Lapurdi, Zuberoa y de los vascos de la diáspora. Un símbolo de lo que los vascos fuimos, pero sobre todo, un símbolo de lo que los vascos queremos ser. Un símbolo que queda muy bien representado cuando nuestra visitante escribe:

Lá fora, no jardim, a árvore plantada mais recentemente (em 2005) lá está. E, quando cair de velha, outra a substituirá. Ali , em Guernika, o berço parlamentar da nação basca.

 Arbol-guernika5

No sabemos si es que nos estamos convirtiendo en unos viejos sensibleros, pero no podemos menos que emocionarnos pensando que un día, bajo ese Árbol recién plantado frente al templete de las Juntas Generales de Bizkaia  y, por lo tanto, convertido en el Árbol de Gernika, una vasca o un vasco jurará su cargo de Presidente de la República de Euskadi, para luego ir a la sede de la Presidencia vasca en Iruña, donde un Parlamento que represente a todos los vascos, dicte, de nuevo, las leyes de nuestro Pueblo.

A nuestra visitante portuguesa Paula Vidigal, las gracias por su sensibilidad hacia nuestra identidad nacional. A los vascos que nos leen desde todas las partes del mundo, nuestros mejores deseos para ese 2013  que está a punto de presentarse:

Salud y República vasca

Y no queremos que se nos olvide: Paula Vidigal, vuelve cuando quieras… nos encanta tener visitas así.

 

Viajante de Casa as Costas – 3/10/2012- Portugal

Finalmente chegámos: Bilbo, Bilbao

Bilbo! Não é o Baggins (do Senhor dos Anéis, claro),mas é igualmente um topónimo de origens longínquas, quiçá celtas. Segundo os bascos, mais remotas ainda.
Pois é, finalmente, depois de muitas interrupções, pausas, intervalos, lentidões, lá chegámos ao “pais vasco”, inaugurando a entrada com aquela que é a capital da província de Viscaya e a mais antiga das três capitais bascas.
(Sigue) (Traducción automática)
———————–

Viajante de Casa as Costas – 9/12/2012- Portugal

O berço basco

Bilbo! Não é o Baggins (do Senhor dos Anéis, claro),mas é igualmente um topónimo de origens longínquas, quiçá celtas. Segundo os bascos, mais remotas ainda.
Pois é, finalmente, depois de muitas interrupções, pausas, intervalos, lentidões, lá chegámos ao “pais vasco”, inaugurando a entrada com aquela que é a capital da província de Viscaya e a mais antiga das três capitais bascas.
(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2