Como les contábamos el otro día, Dan Lepard es un panadero (tal vez sería mejor decir un cocinero especializado en panadería y bollería) que escribe una columna sobre estos temas en nuestro muy admirado y querido diario británico The Guardian. De su paso por Donostia para participar en The Loaf, ha vuelto encantado y con muchas ideas para compartir con sus lectores. En la entrada anterior recogíamos una compilación de sus recetas de panaderia-bollería vascas, aparecidas a lo largo del mes de julio. Hoy traemos lo que el nos anuncia que es su última entrega de esta serie de recetas traídas de su estancia en San Sebastián.

Para despedirse ha decidido ofreces dos caras de la pastelería vasca. Dos tipos de pastas muy diferentes pero que poseen una gran tradición entre nosotros. Una, las pastas de té, son de una influencia indiscutiblemente británica, ya que, hasta que no se demuestre que fueron los vascos los que inventaron el te con pastas de las cinco, tenemos que reconocer que esa es una tradición traida de las islas del norte, gracias, sin duda, a las históricas e intensas relaciones que los vascos y los ingleses mantienen desde hace muchos siglos. La otra receta, mucho más local, al menos esa es la impresión que tenemos todos, son unas tradicionales tejas, imprescindibles al final de muchas comidas.

Tenemos que darle las gracias a este cocinero, por haber transmitido una imagen tan positiva, e incluso tan “dulce” de nuestro país, en un diario de la importancia, prestigio e influencia como es The Guardian.

The Guardian – 27/7/2012- Gran Gretaña

Dan Lepard’s recipes for Basque tea-time treats

Dan Lepard’s all-butter Basque tea biscuits: homely in the best sense of the word. Photograph: Colin Campbell for the Guardian
Basque food traditions face erosion, even if their eating practices still respect the traditional rhythm of the day. Breakfast is typically sweet – a coffee and a cake or biscuit; lunch still causes most shops to close for a few hours; and Sundays are for going to friends for lunch with biscuits or sweets for after the meal. San Sebastián, where I’ve been running a pop-up bakery, has many little cake shops that sell a selection of biscuits along with grand packaging, making them the perfect gift. There’s nothing unique about this, of course – we did much the same in Britain in the early part of the 20th century, and used similar recipes, too.
(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2