El periodo que va desde el final de la última Guerra Carlista y el estallido de la Crisis del 29 es un periodo de profundas transformaciones en el País Vasco. Un periodo de desarrollo, de perdida, y de redescubrimiento:

  • Un tiempo de un desarrollo industrial y económico extraordinario, centrado sobre todo en el área de Bilbao y en menor medida en Gipuzkoa.
  • Un tiempo de perdida de mucha de las estructuras de autogobierno tradicionales que, con más o menos estabilidad se habían conservado con pocas modificaciones desde, al menos, el siglo XVI.
  • Un tiempo de redescubrimiento. La profunda crisis social y política vasca de finales del siglo XIX se resuelve de una forma inesperada. El Fuerismo, el Carlismo, que defendía, para los vascos, una estructura tradicional de autogobierno dependiente de unas estructuras en desaparición, se ve superado por un movimiento nacionalista vasco de corte moderno, similar a los que en ese siglo estaban recorriendo Europa y toda America,  que defiende la creación de un Estado-Nación vasco y que, superando la visión carlista-fuerista de Euskalherria, da lugar al concepto político de Euzkadi.

En esa sociedad convulsa, sumergida en una profunda revolución industrial, social, cultural y política, los británicos juegan un poderoso papel. Desde que Henry Bessemer creara su Convertidor Thomas-Bessemer y permitiera la creación en serie de acero, se abrió una nueva era para la industria europea. Pero para ello no sólo era necesaria una tecnología adecuada, eran necesarias materias primas de calidad y en cantidad adecuada. En el caso del mineral de hierro, hacia falta areas productivas cercanas a la industria británica, de fácil extracción y de pureza suficiente (sobre todo de bajo nivel de fósforo). Si quieren se lo decimos de otra manera: hacía falta el hierro de las minas  de Bizkaia. Un hierro que se convirtió en una de las bases de la Revolución industrial.

Para que nos hagamos una idea de la magnitud de ese comercio, en el periodo comprendido entre 1875 y 1913 se extrajeron 15 millones de tm. de mineral de hierro de las minas de Bizkaia, del que se exportó aproximadamente un 70% a Gran Bretaña. Si conocer mejor más de esta extraordinaria época no dejen de leer el trabajo de Antonio Escudero Gutierrez, Evolución Tecnológica del acero inglés y la minería vasca (1876-1930) que ayuda mucho a comprender todo aquel momento auténticamente revolucionario en Europa y en Euskadi.

Les contamos todo esto porque la revista History Today publica en su edición del mes de agosto el articulo escrito por Mike Thomas y titulado Bilbao’s Britons: Mining in Biscay, que narra la especial y intensa relación entre británicos y vascos (en especial bizkainos) en esa época histórica. Se trata de un artículo de lectura sólo para suscriptores, pero dado el interés de este tema, hemos pensado que merecía la pena referenciarlo.

History Today – 8/2012 – Gran Bretaña

Bilbao’s Britons: Mining in Biscay

Ore inspiring: the docks at Bilbao with the City Hall, built 1892, in the background, c.1900. Getty Images/Popperfoto

the mid-1880s William Gill, the British managing director of the Orconera Iron Ore Company, a conglomorate of British, Spanish and German enterprises in the Biscay region, shocked Bilbao society when he sent his son to work in the shipyards. The young Gill, who was training as an engineer, was sent to observe first-hand the craftsmen and workers. In doing so he adopted the lifestyle of a typical workman, leaving home early, finishing late, wearing the traditional blue working clothes and taking along his food for the day. To Bilbao society it was unimaginable that the son of a gentleman should stoop so low, when educational facilities existed which could have excused him from such an ordeal.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2