Hace muchos años, alguien que sabía de esas cosas nos explicó que el cerebro de los humanos, en realidad, está compuesto de varios cerebros superpuestos.

El cerebro reptil. El más interior, lo habríamos heredado de los reptiles y estaría encargado de las funciones más primitivas y simples, consistentes, fundamentalmente, en controlar las funciones automaticas del organismo y  los elementos más básicos del comportamiento animal, supervivencia, hambre, búsqueda de comida, reproducción. Aquí se organizan y procesan las funciones que tienen que ver con el hacer y el actuar, lo cual incluye: las rutinas, los hábitos, territorialidad, adicciones, rituales, ritmos, imitaciones, inhibiciones, seguridad, … De el no se puede esperar otra cosa que reacciones sin  sentimiento alguno, porque  sustenta una parte de la mente inconsciente, o subconsciente, donde se graba aquello que determina la mayoría de miedos y fobias que conforman la mente reactiva, la cual, en algunas ocasiones, lleva al ser humano a comportarse como un animal salvaje.

El cerebro límbico Por encima y recubriendo al cerebro reptil, y rodeándole, estaría el correspondiente a los mamíferos. Este parte del cerebro sería responsable de misiones de más nivel, como las referentes a los sentimientos o la afectividad, encargándose de asuntos tan improtantes para la especie humana como las relaciones de grupo o el cuidado de las crías.

El cerebro racional. Ees el que recubre todos los anteriores y el más evolucionado. Es el que define a los mamíferos superiores. Es el encargado dar la capacidad de pensar de forma abstracta y de permitir ir más allá de la inmediatez del momento presente. Esa parte del cerebro es la que ha ido evolucionando hasta dar lugar al Ser Humano, que ha conseguido crear elementos abstractos tan extraordinarios como el pensamiento, la ciencia, el calculo, los conceptos de justicia, libertad, igualdad, amor, o el de la trancendencia.

Nos acordábamos de aquellas explicaciones al leer las conclusiones de un estudio realizado por investigadores de la Universidad del Pais Vasco (UPV-EHU) en el que se llega  a la conclusión de que racismo y sexismo  son procesos que están íntimamente relacionados y que es probable que se basan en las creencias más generales sobre las relaciones entre los diferentes grupos sociales. Afirmando, incluso que “los resultados sugieren incluso que tales actitudes prejuiciosas podría ser un rasgo de la personalidad.” El estudio recoge que “El sexismo está relacionado con el autoritarismo y una inclinación hacia la dominación social”, dijo el autor. “En otras palabras, la gente sexista aceptar las jerarquías y las desigualdades sociales, creen que los diferentes grupos sociales tienen un estatus que se merecen y que sienten que la clase social a la que pertenecen es el mejor.

Como decíamos antes, leíamos este trabajo y nos acordábamos de la teoría de los tres cerebros,  porque, tal y como nos comenta comenta la psicólogo Dr. Maite Garaigordobi (una de las co-autoras del estudio), una de las conclusiones del estudio dice,  “El sexismo está relacionado con el autoritarismo y una inclinación hacia la dominación social“… “En otras palabras, la gente sexista aceptar las jerarquías y las desigualdades sociales, creen que los diferentes grupos sociales tienen un estatus que se merecen y que sienten que la clase social a la que pertenecen es el mejor.”

Es decir, y esta es una interpretación nuestra, entre las personas de perfil autoritario, sexistas, racistas,… lo que ocurre es que el que manda, es el cerebro de los reptiles, la parte mas primitiva, profunda, y oscura de nuestro cerebro, donde la propia supervivencia es lo único que importa, donde la palabra empatía no tiene sitio y los sentimientos no existen.

Sabemos que esto es simplificar mucho el complejo problema que suponen todas esas formas de violencia y opresión, Pero seguro que nuestros lectores nos entienden. Aunque podemos decirlo de otra forma más clara: pensar y actuar así,  es pensar y actuar como un reptil.

 

Psych Central 9/11/2011 – USA

Study Suggests Some Kinds of Prejudice May Be Personality Trait

A new research study suggests prejudice based on generalized beliefs about certain social groups could be a personality trait. Researchers from the University of the Basque Country confirmed the link between two types of discriminatory behavior: sexism and racism. They also urge  education in encouraging equality. Psychologist Dr. Maite Garaigordobil, co-author, said the study explores the link that sexism has with racism and other variables. She said that “people who are highly sexist, whether they be hostile (seeing women as the inferior sex) or benevolent (believing that women are the weaker sex and need to be protected and cared for), also have racist tendencies.”

(Sigue) (Traducción automática)

——————-

 

Medical Daily- 9/11/2011 – USA

Sexism and Racism Linked with Similar Mental Processes

Researchers have found a link between two discriminatory behaviors – sexism and racism – and advise the need for education in encouraging equality. “People who are highly sexist, whether hostile, seeing women as the inferior sex, or benevolent, believing that women are the weaker sex, also have racist tendencies,” said Maite Garaigordobil, professor of Psychological Testing at the UPV and co-author of the study. The University of the Basque Country (UPV-EHU) research team said that prejudiced attitudes are based on generalized suppositions about certain social groups and could well be a personality trait.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2