La verdad es que The New York Times no hace más que darnos alegrias. Una detrás de otra, la lista de reportajes, artículos, menciones, referencias, consejos, recetas,….que este diario ha publicado sobre los vascos en el tiempo en que nosotros estamos realizando este blog, empieza a ser muy, pero que muy, extensa. Bilbao y San Sebastián son sus debilidades, con una clara querencia por la capital de Gipuzkoa.

No sabemos si sería compatible con la política editorial y deontológica del diario newyorquino, pero creemos sinceramente que este periódico se han ganado algo así como un Tambor de Oro de San Sebastián por su capacidad de dar otra visión  de lo que es este Pueblo. Muy diferente de la que, por desgracia, hemos tenido que soportar durante muchos años. Cada idea positiva, cada línea sobre nuestro País que salía en este periódico y que no hablaba de la violencia, atentados, muerte o conflicto, han tenido un valor extraordinario para nuestro país. Porque, además, sus reportajes, en muchos casos, son re-publicados por periódicos de todo el mundo, con lo que su valor se multiplica aun más.

Hoy nos vuelve a sorprender con un reportaje de Ingrid K. Williams dedicado a Donostia. Su titulo: 36 Hours in San Sebastián, Spain. Vale, sí, cierto, lo admitimos, nos habría gustado más 36 Hours in San Sebastián, Basque Country, (o la menos que tuviera alguna referencia más directa a que Donostia es una de las ciudades más hermosas y glamourosas del Basque Country) pero sabemos que la felicidad absoluta sólo la alcanzaremos en el Paraíso.

No vamos a seguir hablando las maravillas que pensamos de este periódico, y les dejamos con su magnífico reportaje. Que lo disfruten.

Por cierto, lo que hoy leemos aquí, saldrá en versión impresa, este próximo domingo día 7 de agosto. Es decir, lo estamos disfrutando 3 días antes. (A version of this article appeared in print on August 7, 2011, on page TR4 of the New York edition with the headline: San Sebastián, Spain.)

The New York Times – 4-7/8/2011 – USA

36 Hours in San Sebastián, Spain

Credit: Stefano Buonamici for The New York Times

 

TO visit San Sebastián, on Spain’s northern coast, is to fall in love. The first sight of the shimmering scallop-shaped bay, replete with crescents of golden sand and turquoise waves, will sweep you off your feet. Pairing this natural beauty with the unrivaled local cuisine — from decadent Michelin-starred feasts to delectable bite-sized pintxos (Basque-style tapas) — may leave your head spinning. A spruced-up seaside promenade, a renovated museum and a forthcoming culinary school all add to the city’s allure. But this love affair doesn’t have to be a fling. In June, the city secured a coveted designation as a 2016 European Capital of Culture, ensuring that it will put its best foot forward for years to come.

(sigue)
Traductor de Google. New York Times no admite el sistema atomático de traducción de Google. Es necesario cortar el texto y pegarlo en la página del traductor

¡¡¡¡¡Y no se pierdan la colección de fotografías que acompañan al reportaje!!!!!!!

anuncio-productos-basque-728x85-2