Hace algo más de un mes les hablábamos de un libro que narraba la histora de la estancia de unos niños y niñas de la guerra vascos en Gales. El libro es, Huyendo de Franco, y  está escrito por Hymel Davies y lo ha editado por la Universidad de Gales.

Hoy les traemos un nuevo artículo sobre esa parte de nuestra historia. Se trata de un artículo basado en las experiencias que nos cuentan tres supervivientes de aquellos niños que llegaron a Gales. Las historias que nos cuentan tres niños vascos, convertidos ya en ancianos y que nos ponen cara a cara con lo peor y lo mejor del ser humano.

Tal vez habría que explicar al redactor de la noticia, que los aproximadamente 4.000 niños que llegaron  Gran Bretaña, sólo eran una pequeña parte de los más de 32.000 niños que, gracias a al Gobierno Vasco, salieron de su patria para estar protegidos de los desastres de la Guerra civil. Una guerra que se estaba produciendo debido, en parte, a la cobarde actitud de las democracias europeas que declararon la no intervención, con la esperanza de no enfadar al monstruo del fascismo-nazismo-franquismo, que amenazaba con devorar a Europa. Al final ese sacrificio en el altar del fascismo de la Republica española y la democracia, sirvió de bien poco, como todos sabemos.

Como saben los que nos leyeron en aquella primera entrada sobre este tema, los que aquí escribimos, somos muy sensibles a esta parte concreta de la historia vasca, porque se sufrio muy directamente en nuestras familia (como en muchas otras que conocemos) Por eso no podemos menos que acabar esta entrada igual que acabamos la primera:

Sólo por el sufrimiento de esas niñas y niños, los responsables de la insurrección, y los que mantuvieron el fascismo en España durante 40 años, debieran haber pasado su vida en una carcel, y no como pensionistas de la Seguridad Social del Reino de España, disfrutando, además, de lo que robaron.

Wales on Line – 16/7/2011 – Gales

Spanish Civil War refugees had mixed welcome in Wales

La historia nos mira a través de los ojos de esos niños

In one of the biggest mass evacuations of modern history, some 4,000 children were packed on ships bound for Britain at the outbreak of the Spanish Civil War. Some of them were sent to Wales, where they were received with varying emotions. Abbie Wightwick spoke to three survivors and the author of a new book written about them.

(sigue)
anuncio-productos-basque-728x85-2