Durante la Guerra Civil, miles de familias vascas tuvieron que tomar una decisión muy dura, la de enviar a sus hijas e hijos a otros paises con el objetivo de alejarles de los desastres de una guerra que se presentaba como especialmente cruel con la población civil.

Las tropas fascistas en su avance por el País Vasco estaban demostrando una crueldad hasta entonces desconocida con la población civil. Los bombardeos de Durango y Gernika, indicaban que para las tropas de Franco, desde el punto de vista de la consecución de la victoria militar,  la población civil era un objetivo tan prioritario como las tropas que defendían la legalidad republicana contra los insurrectos.

Así, el Puerto de Bilbao fue testigo mudo de la marcha de miles de niños vascos que se dirigiron a paises que, en aquellos momentos, estaban lejos de la guerra. Francia, Gran Bretaña, Bélgica, la URSS… Los niños y la niñas vascos fueron la avanzadilla de lo que después sería el exilio de miles y miles de vascos que tuvieron que abandonar sus casas y su tierra obligados por el terror fascista.

Pero a diferencia de los que salieron al final de la guerra, esas niñas y niños (incluyendo adolescentes con todos los problemas añadidos que tiene eso), iban, sin sus familias, a paises extraños, con idiomas diferentes. A lugares donde se les miraba, en muchos casos, con ese punto de superioridad que da ver la desgracia ajena, desde una posición que se supone segura (poco se imaginaban los paises receptores que, enseguida ellos vivirían, corregida y aumentada, la misma tragedia que en esos momentos vivian los niños que acogían).

Indefensos, desarraigados y asustados, aquellos niños quedaron en muchos casos al albur de la buena voluntad de sus paises que les recibían. La estructura del Gobierno Vasco, constituido en plena guerra y enfrentado a una lucha de supervivencia contra las tropas fascistas, no llegaba para controlar y supervisar todos los destinos en los que se desperdigaron esos miles y miles de pequeños y pequeñas vascos.

Les contamos todo eso, con la emoción que tiene ser hijos de algunos de esos niños y niñas de la guerra, porque la Universidad de Gales ha publicado un libro que cuenta la historia de la estancia de algunos de esos niños en Gales.

Un libro que recoge muchas de las caras de este triste poliedro que se formó gracias al impulso del fascismo, y a la miopía y cobardía de unas democracias europeas, que prefirieron mirar hacia otro lado, con la vana esperanza de que, si no hacían nada, nada les pasaría. Sin darse cuenta de que la desgracia de los republicanos en España, era el prólogo de su propia desgracia.

Huyendo de Franco, que es el nombre del libro, habla de niños mal cuidados y medio abandonados en un lugar extraño, que, incluso, se revelan; o del recelo con el que fueron recibidos por parte de una población mayoritariamente conservadora que, seguramente, les veía como los hijos de diablos comunistas y Anti-Dios. Pero también habla de la generosidad que su situación depertó entre la comunidad en la que se habian establecido y de cómo los conflictos dieron paso, también, a la solidaridad.

En definitiva habla de las inhumanidad de la guerra, y de la humanidad de las personas.

Sólo queremos hacer una puntualización y aportar un video sobre los Niños Vascos de la Guerra.

La puntualización es a un comentario que aparece dentro de la presentación del libro que se hace desde la Universidad de Gales. Dicen : En Brechfa (Carmarthenshire), se produjo un incidente notorio que confirmó la renuencia de muchos a aceptar los exiliados, mientras que en otros lugares de Gales había muchos ejemplos de gran generosidad. El incidente que se relata (lo resumen en el artículo periodistico) sólo confirma que adolescentes sin control, medio abandonados, lejos de su familia y de sus referentes sociales, se pueden comportar como lobos acorralados. El incidente lo único que confirma es que las cosas no se hicieron bien, por parte de las autoridades receptoras de esos niños-jovenes.

El video, son las imágenes de un campamento de niños vascos en Inglaterra. Sólo por el sufrimiento de esas niñas y niños, los responsables de la insurrección, y los que mantuvieron el fascismo en España durante 40 años, debieran haber pasado su vida en una carcel, y no como pensionistas de la Seguridad Social del Reino de España, disfrutando, además, de lo que robaron.

 

It is South Wales – 1/6/2011 – Gales

Book reflects on the mixed welcome a village gave those fleeing Franco’s Spain


THE story of children fleeing the civil war in Spain in the 1930s and meeting a hostile reception in Carmarthenshire is the subject of a new book. The refugees from the Basque region of Spain were brought over to Britain in 1937 and some where housed in Brechfa where they came into conflict with locals — making headlines at the time.

(sigue)

————————————

University of Wales -22/3/2011 -Gales

Fleeing Franco

Packed on an old cruise liner leaving Bilbao for Southampton, 8862 Basque children left their parents behind to flee their country amid the chaos which ensued following the outbreak of the Spanish Civil War in 1937.

(sigue)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2