Un chef japonés que aprendió la cocina vasca en Donibane-Garazi, un pequeño restaurante en Shibuya con apenas 18 asientos, y mucho cariño al cocinar, son los secretos del exito de este semiescondido restaurante de Tokio, que ha conseguido, en 4 años, ser un referente culinario en la gran capital nipona.

Como casi siempre en estos casos, dos cosas que explicar al periodista. la primera es que los vascos tenemos pintxos no tapas. Es algo inimaginable, para un vasco, entrar en un restaurante o en un bar de Euskadi y decir…ponme unas tapas de esas. La segunda cuestión, es que la gastronomia vasca, es gastronomia vasca. No es vasco francesa, o vasco española. No hay diferencias significativas entre la gastronomía de Luzaide y la de Saint Jean Pied de Port. Es verdad que la existe entre la cocina de la Ribera, o de la Rioja Alavesa y la de Baiona o la de Ondarroa. Pero todas son cocina vasca, sin que necesiten ser adjetivadas.

En nuestra próxima visita a Tokyo, llamaremos con tiempo para reservar una mesa.

Japan Times -3/6/2011 – Japón (una vez más el Huso horario nos permite leer hoy, el periódico de mañana)

El chef Naoki Wada, enfrentándose a un jamón

 

One area of Tokyo that remains off many people’s radar is the small quadrant known informally as Upper Shibuya. Far from the neon glare of the Hachiko Crossing, it has more in common with Aoyama, apart from the prices. Lower overheads mean affordable restaurants, and few of them are better — or better value — than Abasque.

(sigue)
anuncio-productos-basque-728x85-2