Nos encontramos con más informaciones sobre las características genéticas de los vascos. No es que nosotros le demos mucha importancia al material genético que porten los que a sí mismos se consideran vascos, ya que en ese aspecto somos radicalmente voluntaristas. Es decir, consideramos que la pertenencia a una sociedad como la vasca, sólo depende de la voluntad de las personas de pertenecer a ella y de reconocer su existencia. Porque, si no se cree en la existencia de una colectividad diferenciada, con personalidad propia y que, por lo tanto, tiene unos rasgos sociales, históricos, y de voluntad diferentes de las de su entorno, ¿Es posible pertenecer a ella?¿Es posible pertenecer a algo en lo que se cree?.

Por eso, ahora que estamos en pleno proceso electoral,  nos resulta extraordinariamente divertido ver cómo algunos se empeñan en decir que forman parte de una colectividad a la que, a la vez, niegan su existencia. Cómo alguien puede afirmar que es vasco, mientras que a un tiempo niega a esos vascos el derecho a decidir sobre su futuro. Simplemente algo no cuadra.

Lo de la genética no nos importa mucho. Porque, como decimos, en el siglo XXI la sangre no es lo más importante. Pero también es verdad que un pais existe por hoy, pero también por su ayer. Los vascos, somos una nación, porque tenemos la voluntad de serlo, pero esa voluntad está respaldada por una historia que  nos une a todos los que, antes que nosotros, formaron parte de ella.

Por eso, cuando leemos informaciones como ésta que recogemos, recordamos a todos los que, en los tiempos en los que la pertenencia sí estaba unida a líneas familiares, fueron capaces de conservar el orgullo de ser vascos. Ese orgullo que se han llevado por todo el mundo los que tuvieron que emigrar por necesidad económica, o por persecución política. El mismo orgullo de ser vascos que han asumido como propio los hijos y los nietos de los que vinieron a Euskadi desde finales del siglo XIX y que les convierten en una parte substancial del Pueblo vasco del siglo XXI.

Ese orgullo de pertenencia es el que quieren matar los que se empeñan en demostrar que no existen diferencias genéticas entre los originarios vascos y el resto de los habitantes de la Peninsula o del sur de Europa. Porque, según su simple visión de las cosas, piensan que si acaban con el diferencial étnico, el mismo que hizo de los vascos hidalgos de nacimiento, acabarán con la base histórica que justifica la existencia de un Pueblo. Por eso se esfuerzan en demostrar que  hace 300 años no hubo un Pueblo vasco, cuando sólo vivían vascos en nuestra tierra, y, si entonces no lo había, cómo lo va a haber ahora que está lleno de hijos y nietos de emigrantes.

Por suerte, la verdad no se puede esconder y la genética, cada poco tiempo, nos va dando las claves de lo que es en realidad y no de lo que a ellos les gustaría que fuera. Pero, en cualquier caso, lo que no acaban de entender es que existe un Pueblo vasco porque hay vascos, y hay vascos porque hay cientos y cientos de miles de mujeres y hombres en nuestra tierra, y en todo el mundo, que se sienten parte de una comunidad con derechos nacionales. Es decir, que se sienten simple y únicamente vascos.

Le dejamos la información en que hemos encontrado la referencia y la fuente originaria de los datos comentados

Eurogenes Genetic Ancestry Project -13/5/2011 –

French Basques and Sardinians are European genetic isolates, but not the Orcadian


This week saw the release of a large paper on the genetics of the Sorb ethnic minority in Germany (Veeramah et al. 2011). It was an okay effort, and only okay, due to the patchy sampling strategy (see here). However, it included an interesting analysis of some of the HGDP groups, which are often used in ancestry projects as references to flesh out so called “ancestral components”. I’ve actually become very skeptical of using some of these HGDP sets for such purposes because of their quirky behavior in various analyses. Some of them, like the French Basques, Sardinians, and Orcadians, often act as if they were extreme isolates within Europe, and possibly suffering from a lack of outbreeding.

(sigue)

———————————-

Nature -11/5/2011 – Gran Bretaña

(European Journal of Human Genetics)

Genetic variation in the Sorbs of eastern Germany in the context of broader European genetic diversity

(sigue)

anuncio-productos-basque-728x85-2