Son ya 85 los años que han pasado desde el día en que los totalitarismos franquista, nazi y fascista realizaron el bombardeo de Gernika, ocasionando más de 2.000 muertos y la casi completa destrucción de esa ciudad sagrada, y mártir.

Hemos escrito mucho sobre esta tragedia que dio la primera pista al mundo de qué es lo que se le venía encima. Creemos que hemos dicho casi todo lo que tenemos que decir sobre lo allí ocurrido y, sobre todo, sobre las mentiras, infamias y miserias que han envuelto a todos los que han intentando negar, o minimizar, aquel crimen de guerra que, repetimos, causó más de 2.000 muertos. No 12, ni 150, ni 300. No. fueron más de 2.000.

Al final del artículo recogemos el listado de todos esos artículos donde se analiza el bombardeo y alguno de los protagonistas que se vincularon a esa historia. Sobre todo nos detenemos a hablar de todos aquellos que difundieron la verdad de lo ocurrido, y los que impactados por la tragedia, asumieron un papel de apoyo a los vascos, que ayudó a salvar muchas vidas.

Este año queremos centrarnos en dos aspectos que ya recogemos en el título del artículo.

Las constataciones

La primera: los totalitarismos llevan en su ADN la forma de actuar que destruyó Gernika.

Lo hemos comprobado, lo estamos comprobando una vez más, con lo que está ocurriendo en Ucrania. Lo vino a decir, en el parlamento del Reino de España, el presidente de ese país, Volodímir Zelenski, narrando el sufrimiento del pueblo ucraniano, que sufre el ataque de un enemigo muy superior y además liberado de toda piedad y honor.  Igual que lo que pasó en Gernika y en todos los rincones de nuestra patria.

Un paralelismo que no solo pasa por la destrucción de las ciudades, o por la masacre sistemática de la población civil. Es un paralelismo que pasa, también, por la negación de los autores intelectuales, y materiales, de la masacre de ser los responsables de la misma.

Y con eso entramos en la segunda constatación: Los totalitarismos no solo asesinan, sino que mienten, e incluso intentan hacer creer que la culpa la tiene la víctima.

Lo vivimos, y lo seguimos viviendo, en el caso de Gernika. Donde hemos pasado por todas las fases posibles. Que van desde «no hubo bombardeo, lo quemaron los ‘rojos’» hasta «no ha habido tanto muertos, están mintiendo»

Lo mismo estamos viendo en el caso de Ucrania, donde los agresores, y sus amigos, afirman cosas tan kafkianas como que «la culpa de lo que ocurre la tienen los ucranianos por defenderse». Algo muy parecido a los maltratadores que aseguran que la culpa la tienen las mujeres que «les provocan»

Contra esto solo hay un camino. El de no callarse y repetir, todas las veces que sea necesario, y posible, lo ocurrido: Contra la mentira. más verdad.

La sorpresa

85 años ha necesitado el Gobierno del Reino de España en condenar el Bombardeo de Gernika. Su condena tiene un gran valor ya que, no nos olvidemos, el Reino de España es eso, un reino, por imposición del dictador Franco. Hoy en el 85ª aniversario del bombardeo, el gobierno presidido por Sanchez ha condenado el “ataque indiscriminado sobre la población civil” y ha constatado que Gernika se ha convertido “en un símbolo internacional contra la barbarie” por el “bombardeo contra personas indefensas”. “Reconocemos a las víctimas, y el Gobierno de España condena por primera vez expresamente el bombardeo de Gernika”, la declaración que también ha resaltado los “principios de verdad, justicia y reparación” como “garantías de no repetición”.

Hay un dicho que afirma: «nunca es tarde si la dicha es buena» y la verdad es que se puede aplicar, de pleno, a este caso.

Ahora bien, seamos conscientes de que a partir de este momento tendremos que soportar a todos los negacionistas, y reduccionistas, del bombardeo, echando todo tipo de pestes por esa declaración. También tendremos que soportar a los que intentarán dar la menor importancia posible a esta declaración.

Recogemos la información de la declaración del Gobierno del Reino de España publicada en Deia

También recogemos el artículo que ha publicado en ese mismo medio el historiador Xabier Irujo (habitual en nuestro blog) sobre el uso por los nazis y fascistas de nuestras poblaciones como campo de prueba para mejorar sus técnicas de bombardeo de cara a la contienda que pensaban iniciar.

Deia – 26/4/2022 – Euskadi

El Gobierno español condena el bombardeo de Gernika

La invasión de Rusia contra Ucrania y los paralelismos que ha trazado el presidente Zelenski con el sufrimiento de Gernika durante la guerra civil han abocado este martes al Gobierno español a realizar gestos inéditos con la villa, en el 85 aniversario de la masacre perpetrada contra la población civil por las aviaciones nazi e italiana a las órdenes de Franco. El Consejo de Ministros ha aprobado una declaración que “condena” lo sucedido y alude de manera expresa a las aviaciones nazi e italiana.

(Sigue) (Traducción automática)

 

Deia – 26/4/2022 – Euskadi

Experimentos de guerra en Euskadi

Según el informe elaborado por Joachim von Richthofen el 28 de mayo de 1937 sobre el efecto de los bombardeos en las ciudades vascas, en el transcurso de las cuatro semanas de abril “los ataques aéreos se repetían varias veces al día y se lanzaban proyectiles de diversos tipos y potencia” para calcular su capacidad y medir sus efectos. Wolfram von Richthofen, jefe de estado mayor de la Legión Cóndor, visitaba a diario las localidades bombardeadas tras su captura para observar los resultados y mejorar las técnicas de bombardeo. La campaña de bombardeos de la primavera de 1937 fue, en su conjunto, un inmenso experimento de guerra conducente a desarrollar “el bombardeo perfecto”.

(Sigue) (Traducción automática)

 

 

Bombardeo de Gernika