Hoy nos hemos sorprendido con la afirmación sobre el euskera de una sentencia judicial que anula el cese de una interina del Ayuntamiento de Laudio. Esta trabajadora tras hacer 8 cursos de aprendizaje de esa lengua en los que invirtió 1.295 horas fuera de su jornada laboral, solo consiguió el nivel 1 (PL1), cuando el nivel del puesto era el nivel 3 (PL3). Se da la circunstancia de que en su toma de posesión, que firmó la propia trabajadora, se contemplaba la posibilidad de ser cesada si no cumplía los requisitos de nivel de euskera marcada por el puesto.

La interina cesada de su puesto presentó un recurso en el que solicitaba ser reconocida como empleada fija de ese ayuntamiento.

El juzgado, que le ha dado parcialmente la razón en su sentencia, ha rechazado la pretensión de la trabajadora de que se le reconozca como empleada fija, pero declara nulo su cese y se le reconoce el derecho a ocupar otro puesto de igual nivel.

La sentencia se basa en diferentes razones, algunas legales y otras de valoración, que podrían ser calificadas de personales o subjetivas. Entre ellas las que más nos ha llamado la atención es la que afirma que «La Administración parece olvidar que el euskera ocupa la quinta posición de los idiomas más difíciles del mundo (en algunas listas aparece incluso el primero)».

No nos sentimos capaces de valorar si la sentencia, en sus aspectos legales, es ajustada a derecho o no. Pero sí nos parece que algunas de sus valoraciones son muy difíciles de sostener. En especial la referida a la dificultad del idioma.

Los idiomas no son mas fáciles o difíciles en sí mismos. Como lo demuestra que todas las niñas y niños del mundo, aprendan el lenguaje materno que tengan que aprender, hablan, en general, a la misma edad. Si algunos idiomas fueran «más difíciles que otros», esto se tendría que reflejar en la curva de aprendizaje de esos niños. Cosa que no ocurre.

La sentencia nos ha hecho recordar al momento, el poema de Nicolás Fernández de Moratín

SABER SIN ESTUDIAR
Admirose un portugués
de ver que en su tierna infancia
todos los niños en Francia
supiesen hablar francés.
«Arte diabólica es»,
dijo, torciendo el mostacho,
«que para hablar en gabacho
un fidalgo en Portugal
llega a viejo, y lo habla mal;
y aquí lo parla un muchacho».

Nota: después de referirnos al poema, merece la pena recordar que el nivel de conocimiento de otros idiomas en la República de Portugal es muy superior a la que se da en el Reino de España.

Son muchos los artículos que hablan de esa presunta mayor dificultad de unos idiomas con respecto a otros. Basándose en razonamientos muy poco científicos. Ya que la dificultad del aprendizaje de un segundo idioma depende, más allá de las propias cualidades de aprendizaje del individuo (fundamentales para lograr el dominio de la lengua, o no), de la lengua materna de la que dicho individuo parte.

Hace tiempo, casi 10 años, recogíamos un artículo publicado en The Economist que hablaba de eso y que, además, recogía un estudio de IDIBON, una empresa especializada en traducción automática de idiomas (a través de la inteligencia artificial), que situaba a idiomas como el alemán, holandés, noruego, checo, español y mandarín, por encima del euskera en grado de dificultad.

También queremos compartir el precioso decálogo recogido en un artículo de la Real Sociedad Bascongada de amigos del País (RSBAP) en la Corte, sobre las razones que hace del euskera un idioma de aprendizaje asequible para castellanohablante:

    1. En el euskera, como en el inglés, no existe prácticamente la diferencia de género.
    2. Su pronunciación es casi idéntica a la del castellano
    3. Las cinco vocales son iguales.
    4. La acentuación sigue el mismo patrón para todas las palabras… ¡y no existen las tildes!
    5. Los verbos irregulares son muy, muy escasos.
    6. La ortografía apenas reviste dificultad.
    7. El viaje para realizar una inmersión lingüística a poblaciones muy euskerizadas es corto (bueno, salvo para castellanoparlantes de otros continentes)
    8. Los medios de comunicación en euskera están al alcance de cualquiera que tenga internet (y ahora sí: en todo el mundo).
    9. Los tiempos y ritmos de dedicación al aprendizaje son estándar comparados con cualquier otro idioma.
    10. La motivación para iniciar y mantener el esfuerzo del aprendizaje queda recompensada, entre otras cosas, por la satisfacción de saber una lengua milenaria.

Les dejamos, junto la sorprendente noticia de la sentencia del tribunal sobre la interina del Ayuntamiento de Llodio,  el artículo de la RSBAP en la Corte, y el artículo que escribimos en septiembre de 2013 donde recogíamos la información de The Economist.

Deia – 1/12/2022 – Euskadi

Una jueza dice que el euskera es difícil y ordena readmitir a una trabajadora

Una jueza de Gasteiz ha ordenado al Ayuntamiento de Laudio readmitir a una trabajadora interina que no logró alcanzar el nivel de euskera exigido para su puesto al argumentar que “la lengua vasca es el quinto idioma más difícil del mundo”.

(Sigue) (Traducción automática)

Cultura Vasca en Madrid –

Euskera fácil en Madrid

La realidad confirma que el euskera es una lengua cuyo aprendizaje está al alcance de “cualquiera que sea capaz de aprender otro idioma además del propio”, dijo y reafirmó el profesor de Filología Vasca de la Complutense de Madrid, Carlos Cid Abasolo, en la cena conferencia celebrada el pasado 23 de mayo en Madrid sobre ‘El mito de la dificultad del euskera’.

(Sigue) (Traducción automática)

 

The Economist: el euskera es más fácil de aprender que el Inglés, el alemán, el castellano…