Hace unos días, el pasado lunes 24, fallecía en California a la edad de 84 años John Arrillaga. No creemos que la mayoría de los vascos sepan toda la historia, y los logros, que se esconden detrás de ese nombre. Al menos nosotros, lo reconocemos, no la conocíamos.

La parte más evidente de esta historia es que Arrillaga fue el «creador» de Silicon Valley junto a su socio comercial Richard Peery. Allí, durante 50 años y a través de la firma Peery Arrillaga, construyeron casi 2 millones de metros cuadrados de campus corporativos para Apple Inc., Google y Cisco Systems Inc., entre otros.  

Fortune los describió una vez como “quizás el hombre más rico de Silicon Valley que no ganó su dinero al iniciar una empresa de tecnología“.

Pero Arrillaga era uno de los cinco hijos de una familia humilde de vascos que emigraron a California. Su padre se ganaba la vida como mayorista de comestibles en el sur de California. El dinero escaseaba: no podía permitirse comprar una chaqueta de traje para su retrato de la escuela secundaria, así que le pidió prestada una a su profesor de química. Las mangas eran 15 cm. cortas. En aquel momento medía 1,93 de altura.

Estudió en la prestigiosa Universidad de Stanford gracias a una beca deportiva. Era un magnífico jugador de baloncesto. Entonces una beca deportiva cubría la matrícula y los becarios debían ayudar a pagar sus gastos trabajando para la universidad. Arrillaga tenía hasta seis trabajos a la vez para llegar a fin de mes, desde lavar platos hasta entregar el correo o trabajar como jardinero. Esa beca le permitió graduarse con una licenciatura en geografía.

Filántropo

Nunca olvidó la oportunidad que le dio esa beca y esa universidad. Sus aportaciones a la Universidad le ha convertido en uno de sus más importantes filántropos ya que,  tal y como reconoce la propia institución universitaria, «remodeló el campus de Stanford con extraordinaria generosidad, experiencia profesional y servicio voluntario».

Durante casi seis décadas, Arrillaga dedicó su experiencia y sus importantes recursos financieros a proyectos en todo el campus de Stanford, desde instalaciones deportivas hasta viviendas para estudiantes de posgrado, así como a una amplia gama de programas que apoyan a estudiantes de pregrado y posgrado.

Un compromiso con la comunidad que, por cierto, ha trasladado a sus hijos. Su hija Laura Arrillaga-Andreessen escribió : «Aunque mi padre me enseñó muchas lecciones importantes… dos destacan: dar todo lo que puedas y dar por igual de entre tus recursos: tiempo, mente y dinero. Estos son principios que sigo todos los días».

Jugador de Baloncesto y marcha a Bilbao

Pero su paso por la universidad le dio no solo una oportunidad de formarse, algo  que como hemos visto siempre agradeció, sino que le dio un nombre en el mundo de baloncesto. Fue elegido nada menos que un All American, tercer equipo en 1960.

Equipo Aguilas Bilbao 1960-1961 (Foto: Club Águilas de Baloncesto)
Equipo Aguilas Bilbao 1960-1961 (Foto: Club Águilas de Baloncesto)

John Arrillaga , consciente de sus raíces, decide investigar sus orígenes y, como no tiene dinero, ficha en  la temporada 1960/1961 por el Águilas de Bilbao, un equipo de lo que entonces se denominaba Liga Nacional. El Águilas termina segundo en Liga, tras el Real Madrid. John Arrillaga es el segundo máximo anotador con 469 puntos.

Tras su paso por Euskadi vuelve a Estados Unidos. Tiene un breve escarceo con el baloncesto NBA, fichando por los San Francisco Warriors, antes Philadelphia Warriors y despues Golden State Warriors. Como cuenta Ramón Trecet en el artículo que, por su gran interés recogemos más adelante, lo deja por motivos personales. «No me gustaba ver a compañeros casados acostándose con todas las ‘groupies’ que había en la puerta de los vestuarios cuando jugábamos fuera».

Su conexión con «lo vasco»

Ese interés por sus raíces, por lo que en el fondo era una parte esencial de su ser, nunca dejó de interesar a Arrillaga. Como lo demuestra que en 2007 formó parte del grupo de alumnos que se matriculó en la primera edición del curso «Introducción a los Estudios Vascos» en la Universidad de Stanford. Participó porque «quería aprender más sobre la tierra natal de sus antepasados»

Nosotros, y creemos que muchos de nuestros lectores, hemos descubierto un perfil extraordinario de «vasco en el mundo», que forma parte de ese grupo de nuestros compatriotas que con su trabajo y su esfuerzo han «cambiado el mundo». Esperamos, deseamos, que su hijos mantengan esa conexión que el conservó con la tierra de sus mayores.

Lamentamos su fallecimiento, pero celebramos su vida. Su familia y sus amigos, más allá del dolor por su pérdida, saben que su huella, la de John Arrillaga, quedará profunda y permanente en la memoria de la sociedad a la que tanto aportó.

Goian bego

Recogemos una serie de artículos donde podemos conocer mejor todas las facetas de este vasco extraordinario.

SF Gate – 25/1/2022 -USA

John Arrillaga, billionaire Silicon Valley developer, dies at 84

John Arrillaga, who transformed California’s Silicon Valley as the force behind some of its most famous corporate campuses, has died. He was 84.He died on Monday, “being held by his loving wife, Gioia, and his two loving children, John Jr. and Laura,” his daughter, Laura Arrillaga-Andreessen, wrote in a blog post. She is married to venture capitalist Marc Andreessen

(Sigue) (Traducción automática)

Stanford – 25/1/2022 – USA

John Arrillaga, longtime Stanford philanthropist and Silicon Valley real estate developer, dies at 84

John Arrillaga, ’60, a former scholarship recipient who became one of Silicon Valley’s most successful real estate developers and Stanford’s most generous donors, died on Jan. 24. He was 84. Stanford alumnus John Arrillaga has played a key role in the development of many campus projects and has made extraordinary contributions to undergraduate scholarship programs, capital projects and athletics at the university over the years.  For nearly six decades, Arrillaga devoted his expertise and significant financial resources to projects across the Stanford campus, from athletics facilities to graduate student housing, as well as to a broad range of programs supporting undergraduate and graduate students

(Sigue) (Traducción automática)

Stanford – 1/7/2022 – USA

John Arrillaga and Stanford: Generosity begets generosity

Stanford alumnus, friend and benefactor John Arrillaga, ’60, has made a gift of $151 million to the university. The gift, Stanford’s largest single gift ever from a living individual, will be used over time to support a variety of university projects.

(Sigue) (Traducción automática)

Stanford – 3/2007 – USA

Basque Studies Debut

One student was interested in taking the new course because she owned an Orbea bicycle, handcrafted in Basque country. Some of the other 17 students had Basque boyfriends or grandfathers, or had been to Basque parties and enjoyed the pintxos (tapas) and Rioja wine.

(Sigue) (Traducción automática)

El Confidencial – 1/7/2016 – España

John Arrillaga, el vasco dueño de Silicon Valley

Si buscáis John Arrillaga en Wikipedia, aparecerá el perfil y los datos de un poderoso empresario estadounidense de origen vasco, que a mediados de los sesenta se plantó en medio de lo que ahora es Silicon Valley, entonces llamado Santa Clara Valley.

(Sigue) (Traducción automática)