Un seguidor del blog, y entusiasta del mundo filatélico, sobre todo en lo referente a sellos sobre temas relacionados con los vascos o lo vasco (vamos, como nosotros en las noticias, él en los sellos) nos ha escrito contando una historia muy interesante que relaciona el cuadro de Picasso con algunos sellos. Decir que nos ha encantado y que esperamos ansiosos más historias de estas historias «Los sellos y los vascos».

La de hoy va de tres sellos que reproducen el famoso cuadro, o eso podríamos pensar. Dos son checoslovacos y uno fue emitido en por el gobierno de España con motivo de la llegada del cuadro a Madrid, que tiene «sorpresa».

Sello checoslovaco de 1966
Sello checoslovaco emitido en 1966 con motivo del 30 aniversario de las Brigadas Internacionales
Sello checoslovaco emitido en 1966 con motivo del 30 aniversario de las Brigadas Internacionales

Checoslovaquia emitió en 1966 un sello reproduciendo el cuadro «Guernica».
Dicha emisión no estuvo exenta de controversia política ya que se emitió con ocasión del 30 aniversario de las Brigadas Internacionales en España, cosa que al gobierno de Franco no le gustó y decidió que las cartas que llegasen con ese sello a España fuesen devueltas a destino.

Sello del Reino de España de 1981, con «otro Guernica»

"<yoastmark

Con motivo de la llegada a Madrid del cuadro de Picasso, el Gobierno, entonces de la UCD, decidió que se emitiese un sello conmemorativo relativo a dicho evento y de elevado valor nominal para aquella época, 200 pesetas.
Todo fue perfecto hasta que alguien se dio cuenta de que dicho sello no reproducía el “Guernica” original sino una copia con un número notable de pequeñas diferencias. Llovieron las críticas pero el sello ni se retiró, ni se hizo una emisión con la imagen auténtica del cuadro.

Es importante resaltar que el sello que emitió la Fabrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) usó como base una diapositiva que facilitó la Dirección General de Bellas Artes.

Para conocer más de esta «historia para no dormir» y para conocer las diferencias que hay entre el cuadro original y la imagen «fake» que se usó para hacer ese sello, y que se ha seguido usando para hacer reproducciones que se venden en la tienda del museo que acoge al cuadro, se puede consultar este blog que lo cuenta con todo detalle.

Sello checoslovaco de 1981
Sello checoslovaco emitido en 1981 con motivo del 45 aniversario de las Brigadas Internacionales
Sello checoslovaco emitido en 1981 con motivo del 45 aniversario de las Brigadas Internacionales

Checoslovaquia emitió en ese mismo año otro sello reproduciendo el cuadro «Guernica» por la misma razón: el aniversario de las Brigadas Internacionales en España aunque en esta ocasión con motivo del 45 aniversario de su llegada. Al menos, esta vez las cartas con ese sello pudieron llegar a destino.

Algo de la historia del «Guernica»

En septiembre de 1981 llegaba a Madrid el cuadro que se ha convertido en el símbolo más universal contra la barbarie de la guerra: el Guernica de Pablo Picasso. Este cuadro se pintó bajo la influencia del impacto que ocasionó el Bombardeo de Gernika.

La ciudad sagrada de los vascos, que acoge el símbolo vivo de nuestras Libertades, el Árbol de Gernika, fue arrasada por las bombas de los insurrectos el 26 de abril de 1937. Gracias a los periodistas internacionales que contaron la verdad de lo ocurrido, el mundo supo qué había pasado y cuál era el fondo moral de aquellos nazis, los fascistas y los franquistas, que estaban ensayando en Gernika y otras ciudades vascas, lo que pensaban poner en práctica unos pocos años después durante la II Guerra Mundial.

Este cuadro se mostró por primera vez en el Pabellón de la República española en la Exposición Internacional de París de 1937. El pabellón español se inauguró un 12 de julio   el «Guernica» era su su obra principal, y desde el primer momento recibió las alabanzas de la critica, comenzando su camino para convertirse en la mas conocida denuncia del arte contra la crueldad de la guerra.

Tuvieron que pasar 44 años para que este cuadro pudiera entrar, por primera vez, en el Reino de España. Aunque no en la República española que había sido derrocada por unos insurrectos que, después de 40 años de dictadura, impusieron una monarquía de la que eligieron hasta el monarca.

En esas cuatro décadas largas, el cuadro viajó por tres continentes tras su presentación en París:

      • 1938 Visitó, en una exposición itinerante, las capitales de los países nórdicos.
      • 1938-1939 Viajó a Gran Bretaña donde se expuso en varias ciudades con el objetivo de recaudar fondos para el Comité de Ayuda a los Refugiados Españoles.
      • 1939-1953 Estuvo en el MOMA de New York, con alguna salida a ciudades de los USA.
      • 1953 El cuadro volvía a Europa para formar parte de una exposición en Milán dedicada a Picasso.
      • 1953 Viajó a Sudamérica para ser expuesta en la Bienal.
      • 1955 vuelve a Europa para formar parte de una retrospectiva obre Picasso que se expuso en Alemania, Holanda, Bélgica y Dinamarca.
      • 1957-1981, no se movió del MOMA.

Y por fin, en 1981 viajo a Madrid, para quedarse en la capital de un reino creado por los que destruyeron la villa de Gernika y que, con su salvajada, dieron vida a ese cuadro.

El «Guernica» y los vascos
Mapa de Euzkadi en el Pabellón de la República española en la Exposición de París de 1937 Fotografía François Kollar)
Mapa de Euzkadi en el Pabellón de la República española en la Exposición de París de 1937 (Fotografía François Kollar)

La presencia de esta cuadro en Gernika ha sido una reivindicación histórica de la sociedad, y de las instituciones vascas. Algo que estamos convencidos, nunca veremos

Podemos decir que el momento en que los vascos hemos estado más cerca de este cuadro, fue en la Exposición de París de 1937, cuando coincidió en aquel pabellón de la República española, con el área expositiva sobre Euzkadi que fue organizada por el Gobierno Vasco.

El gobierno del Reino de España nunca ha tenido la intención, ni el interés de que este cuadro viaje a la ciudad mártir de la que tomó inspiración y nombre.

Incluso hay un movimiento que quiere desvincular el cuadro del Bombardeo de Gernika. Afirmado que el cuadro ya había sido «pensado» por el autor antes de la destrucción de la Villa Foral. Nada que nos pueda sorprender, ya que hay una línea argumental revisionista que quiere quitar cualquier atisbo de protagonismo a este bombardeo. Algo que empezó diciendo que la habían quemado la hordas de Aguirre y que en sus últimas versiones se empeña en decir que el bombardeo fue un «asunto menor», con pocas bajas, que algunos vascos exageramos mucho.