Hace un año escribimos un artículo para recordar la conmemoración de los 250 años de la fundación del Colegio de San Ignacio o «Colegio de las Vizcaínas» en México. Un centro de formación y acogida de niñas y mujeres, creado por la Cofradía de Nuestra Señora de Aranzazu de México.

Hoy volvemos a referirnos a él, porque se han publicado dos documentales en los que se cuenta con detalle la historia de esta extraordinaria institución. Estos documentales forman parte del programa El Foco que se emite por el Canal ADN de la Televisión Azteca.

Y lo de extraordinaria lo decimos por muchas razones. Entre otras, porque desde sus orígenes es una institución privada sin fines de lucro; en México es la única institución educacional de la época de la Colonia que ha continuado ininterrumpidamente sus operaciones desde su fundación; superó todas las nacionalizaciones y desamortizaciones que se han dado en México; fiel a sus orígenes, sigue dotando de becas a personas necesitadas; ha ampliado sus objetivos, adaptándose a los tiempos, ya que si bien su objetivo fundacional era la educación de niñas huérfanas y viudas de origen vasco, ahora forma a niños y jóvenes de ambos sexos en igualdad; y sigue siendo gobernada por un patronato, que es el forma parte de una línea de responsables que, de forma ininterrumpida, se conecta a los fundadores originales.

Además guarda bajo sus muros los Fondos Antiguos del Archivo Histórico «José María Basagoiti Noriega», que están formados por un acervo cuyo tema central gira en torno a la vida de la mujer y las instituciones que la protegieron en México, a lo largo de los siglos XVI, XVII, XVIII y XIX.

Nadie puede dudar de que ésta es una institución educativa mexicana, ya que los descendientes de los vascos que la fundaron son mexicanos, lo mismo que lo son los decendientes de los que han mantenido, protegido y dirigido la escuela durante más de dos siglos y medio.

Pero también es verdad que es una herencia de vascos nacida en uno de los nodos principales de la red que los vascos tejieron durante la época colonial a lo largo de América y Filipinas. Nos estamos refiriendo a la ya citada Cofradía de Nuestra Señora de Aranzazu de México que formó parte clave en la red de Hermandades y Cofradías que bajo la advocación de Nuestra Señora de Aranzazu crearon aquellos vascos instalados en el territorio colonial para agruparse, protegerse y apoyarse en lo religioso, lo social y lo económico.De esta red hemos hablado en numerosas ocasiones de la Hermandad que se creó en Lima en 1612.

Esta Cofradía de Aranzazu en México, se fundó en 1681. Es decir, faltan apenas 11 años para que se conmemoren los 350 años de su creación por parte de los vascos en aquella ciudad.

Estos dos documentales están realizados por Héctor de Mauleón, y Veka Duncan. Uno de ellos está dedicado al propio colegio y el otro al archivo.

Hablando de vasco-descendientes en México, no deja de ser significativo que uno de los dos responsables del programa El Foco lleve como apellido el nombre de la actual capital de Xiberua. Lo cual indica la directa relación de Héctor de Mauleón con esa herencia vasca que tanto encontramos en México.

Junto a los dos reportajes en vídeo, compartimos un artículo sobre la Cofradía de Aránzazu de México realizado Elisa Luque Alcaide, una de las mayores expertas en estos asuntos a la que ya hemos citado hablando de la Hermandad de Aranzazu de Lima. Al que sólo le podemos poner un «pero» y es que habla de forma constante de la comunidad «vasco-navarra», cuando ellos, los fundadores, no hacían esa distinción.

El Colegio de las Vizcaínas

El acervo del Colegio de las Vizcaínas

Hermandad de Aranzazu de Mexico

Fuente: Euskomedia