El diario La Voz del Pueblo se edita en Tres Arroyos, Argentina, y ha publicado un artículo, firmado por Stella Maris Gil, en el que narra la historia del centro vasco Hiru Erreka de aquella ciudad.

Ya hemos hablado en otras ocasiones de esta euskaletxea argentina. Hoy lo hacemos para referenciar este artículo que nos cuenta su historia. La historia en la que se entrelazan, de forma inseparable tres historias. La de las personas vascas, tanto  de las que a lo largo de más de 150 años fueron llegando a aquellas tierras de acogida y de esperanza como la de sus descendientes, que conservaron fuertes y vivas sus raíces; la historia de la República argentina, un lugar donde tantos miles y miles de vascos han encontrado acogida; y la historia de nuestra patria, la vasca. Una patria de la que muchos de esos vascos de Argentina, o argentino-vascos, se sienten parte integrante, sin perder ni un ápice de su orgullo de argentinos.

Nada es más fácil para un vasco que sentirse parte de su tierra de origen a la vez que se convierte en parte de los “mejores ciudadanos” de su patria de acogida. Cumpliendo, desde mucho antes, aquello que les pidió en 1942 el Lehendakari Aguirre a los vascos que se encontraban dispersos por el mundo, «ser, en los países de acogida, los mejores ciudadanos».

Es difícil para un vasco no tener un familiar, más o menos cercano, que no partiese hacia en Nuevo Mundo, buscando una mejor vida. Bien por razones económicas, por escapar de la persecución, o por ambas razones.

Somos parte esencial de aquellos países, y ellos son parte de nosotros. Y en este rincón de Argentina, esta realidad es muy evidente.

Leer este artículo, es descubrir la historia de muchos de los lugares donde llegó un grupo de vascos. Sus alegrías, sus penas, sus éxitos, sus fracasos… pero, sobre todo, su compromiso, y su voluntad de mantenerse como comunidad.

Por eso al leer este articulo, no sólo conocemos la historia de esta euskaletxea.  También descubrimos la historia de todas ellas. De las que existen, de las que ya desaparecieron, y de las que sin tener ni nombre ni organización oficial, ayudan a mantener a todos esos vascos, ya casi todos nacidos en su tierra de acogida, unidos a la patria de sus mayores que es, así lo sienten, también la suya.

Ellos son la vanguardia en el mundo de la nación vasca. Ellos son nuestra mejor carta de presentación. Además de ser, como lo han demostrado siempre que ha sido necesario, un apoyo esencial en los momentos más trágicos de su tierra de origen.

Eskerrik asko!!!

La Voz del Pueblo – 21/10/2019 – Argentina

La Casa Vasca

No te olvides del pago Si te vas pa’ la ciudad Cuanti más lejos te vayas Más te tenés que acordar” (A.Zitarroza) El Centro Vasco de la calle Sarmiento preserva la memoria de sus antepasados, llegados a Tres Arroyos desde la lejana península ibérica, después de largo viaje, hasta este país a medio hacer, en un lejano confín del mundo, tierra de pampa y mar.

(Sigue) (Traducción automática)