Hoy 14 de febrero, «día de los enamorados», el diario The Economist, en su edición impresa y en su edición digital cuenta a sus lectores una auténtica historia de amor. Una historia de amor de las de verdad.

Habla de la bertsolaritza, de su desarrollo en los últimos años y de su papel en la recuperación del Euskera. Pero sobre todo habla del amor de un Pueblo por su lengua, por uno de sus elementos básicos de su Ser y de la fuerza con la que se está recuperando el idioma.

También podemos encontrarnos en el artículo todas las dificultades que tienen los que nos «miran», incluso con el mayor cariño, para definirnos como país. Ser una nación dividida en tres realidades administrativas y sometida a dos estados tiene esas consecuencias. Lo mismo que las tiene confundir a la Comunidad Autónoma del País Vasco, con el País Vasco, o la Comunidad Foral de Navarra con Navarra.

Pero las imprecisiones que pueden producirse al escribir sobre nosotros desde la distancia no son «culpa» de los que lo hacen. Es culpa de nuestra situación, pero también es consecuencia del mal uso de los términos utilizados a la hora de definir nuestra realidad que se hace desde los medios más cercanos y desde las instituciones. Un «mal uso» que en unos casos tiene la voluntad y el objetivo de dividirnos y convertirnos en realidades diferentes, y que en otras ocasiones solo refleja desconocimiento, o una acomodación a la realidad que nos han impuesto vivir.

Por otro lado, por mucho que leemos, no entendemos lo que quiere decir la frase «el nacionalismo vasco tiene matices oscuros y excluyentes» que aparece en el articulo. Tiene muchos menos «matices oscuros y excluyentes» que las ideas que guían a los británicos a salir de la Unión Europea, o las que obligan a los vascos, o a los catalanes (por hablar de algo que está en los diarios), a formar parte de una realidad por mera imposición.

Pero volviendo al contenido del artículo. Es bueno para nuestra nación, que no «región», que se hable en un medio como The Economist de un elemento de la cultura vasca de tanto peso y con tanta magia como la bertsolaritza. Es una gran noticia.

Les dejamos a nuestros lectores el articulo (para leerlo hay que estar subscrito, es gratuito y les podemos asegurar que dejarles algún dato no genera ninguna molestia) y el vídeo en que Maialen Lujanbio, una  de las protagonistas del articulo, consigue la Txapela que la reconoce como triunfadora del Campeonato de Bertsolaris de Euskal Herria.

The Economist – 14/2/2019 – Gran Bretaña

Poetry slams are helping to revitalise the Basque language

Before an audience of 500 people on the outskirts of Pamplona, Maialen Lujanbio, the reigning champion of bertsolaritza, the Basque oral tradition of improvised song, steps up to the microphone. She stands in silence, thinking.

(Sigue) (Traducción automática)