Acabamos de escribir una entrada en la que contamos el nombramiento del Aita Luis Ugalde s.j. como “Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia”, de Venezuela.

En el acto de nombramiento este vasco de Bergara  ofreció una conferencia titulada “Mito, Ilusiones y Miseria de El Dorado”. En ella hemos descubierto una referencia muy concreta a uno de los elementos de nuestro país que nos ha dado, durante siglos, fama en el mundo entero: el hierro.

Durante siglos fue la capacidad de nuestros ferrones de convertir el mineral de hierro, en herramientas y armas, lo que dio la fama al  hierro vasco. William Shakespeare se refería a objetos construidos con ese hierro en sus novelas. Pero desde finales del XVIII ese brillo del hierro vasco se empezaba a apagar con los primeros pasos de la Revolución industrial.

Pero he aquí que justo iniciada la segunda mitad del siglo XIX, el invento que hizo que el mundo pudiera disponer de cantidades ingentes de acero de alta calidad a un precio muy barato, volvió a colocar al hierro vasco, en concreto al hierro de la Zona Minera de Bizkaia, en el centro de interés.

Aquel invento fué el que presentó en 1856 Herry Bessemer y que ofrecía un sistema para la conversión de hierro en acero sin necesidad de utilizar combustible. El Convertidor Thomas-Bessemer, que es como se conoce, revolucionó el mundo industrial y, debido a sus necesidades técnicas, hizo que el hierro de las minas bizkainas se convirtiera, junto con el de las minas del norte de Suecia, en una pieza clave de aquella revolución industrial.

En la zona minera de Bizkaia se encontraba una cantidad ingente de mineral de fácil extracción que, gracias a su bajo nivel de fósforo, pasó a convertirse, casi de la noche al día, en un bien de enorme valor, sobre el que se asentó durante un siglo, el crecimiento de la economía de Bilbao, de Bizkaia y en buena medida de toda nuestra nación. La Asociación Vasca de Patrimonio Industrial y Obra Pública nos lo explica de una forma didáctica en su web.

Era tal la calidad y la fama de este hierro que menos de 4 años después de la introducción de Convertidor Bessemer, nos encontramos con lo que nos relata el padre Ugalde en su conferencia y que recogemos aquí de forma literal

En 1893 en la Exposición Universal Colombiana de Chicago con motivo de los 400 años del “Descubrimiento de América” el Delta estuvo presente: El gobernador del Territorio expuso una choza de indígenas guaraúnos y algunas de las riquezas naturales de la región; entre ellas una muestra del mineral de hierro. Por su parte Turnbull presentó asfalto líquido y petróleo de Pedernales y la calidad y ubicación del mineral de hierro que, según él “ofrece mayor ventaja que las minas de Bilbao en España y las de Suecia” y “el hierro de Imataca solo puede ser igualado por el mejor de Suecia”. 

Es decir, era tal la calidad de aquel mineral de hierro, que se había convertido en un referente a nivel mundial.

También fue el inicio de una profunda transformación de la realidad social, económica y cultural de nuestro país. Una transformación radical que en la práctica coincidió con la ultima Guerra Carlista; con el fin de las libertades de esta parte de la nación vasca; con el inició de una gran afluencia de inmigrantes; con al creación de inmensas fortunas que marcarían el devenir de nuestro país y del Reino de España; con una etapa de represión y explotación a una clase que aparecía en aquellos momentos: el proletariado; con la aparición del movimiento obrero en nuestro país; o con el nacimiento del movimiento nacional vasco.

En definitiva, aquel Convertidor Bessemer, no sólo transformó  el mundo con la posibilidad que ofreció de tener acero barato y abundante.  También fue un elemento clave en el proceso de cambio y transformación de la sociedad vasca, que tuvo unas influencia radical en nuestra historia durante más de 150 años, y que todavía nos alcanza.

Mapa ficticio Lago Parima, donde las leyendas ubicaba Manoa
Mapa ficticio Lago Parima, donde las leyendas ubicaba Manoa

Mito, Ilusiones y Miseria de El Dorado

Conferencia de Aita Luis Ugalde en el acto de su nombramiento como “Individuo de Número de la Academia Nacional de la Historia”

anuncio-productos-basque-728x85-2