Esta entrada también está disponible en: Inglés

En nuestras búsquedas diarias de informaciones que, a lo largo del mundo, hablen sobre los vascos, ayer nos encontrábamos con un artículo de Alfredo Cedeño publicado en el diario El Nacional de Venezuela que nos llamó la atención.

El tema sobre el que trataba, sobre la política interna de ese país sudamericano, no es lo importante en nuestra reflexión. Lo importante es que el texto se inicia con una referencia al “indio” Daniel  Barandiaran, “el vasco más venezolano que ha existido”.

Como siempre decimos, una de las cosas que más nos gusta de hacer este blog es lo mucho que aprendemos. Cuanto más tiempo le dedicamos, más conscientes somos de lo mucho que nos falta por conocer de nuestra patria.

Daniel Barandiaran Larrañaga
Daniel Barandiaran Larrañaga

Este es un caso “modelo” de este desconocimiento. Quién era Daniel de Barandiarán. Una persona citada como una persona de referencia en este diario venezolano. Nosotros no lo sabíamos. Aparte de que su apellido coincidía con el de Jose Miguel de Barandiaran, el  antropólogo, etnólogo y arqueólogo vasco.

Lo primero que hicimos fue buscar en los medios de comunicación vascos, a ver si encontrábamos una pista. Sólo encontramos tres esquelas, en Diario Vasco, Goiena y Rememori , que nos informaban de su fallecimiento un 9 de octubre de 2011 en Oion (Álava). No hemos encontrado nada más. Ni una línea de explicación, ni un breve. Nada que nos ayudara a saber quién fue, y qué hizo, este vasco.

Así que seguimos buscando. Ahora en webs venezolanas. Allí hemos encontrado el blog La Guayana Esequiba, que tiene como objetivo defender las reclamaciones territoriales de la República de Venezuela, sobre la Guayaba esquiva, una parte del que es ahora territorio de la República de Guyana (más información sobre este conflicto territorial aquí). Una reclamación territorial que sigue muy activa y que parece que será sometida a un juicio internacional a finales de este año.

En este blog encontramos dos referencias al protagonista de esta información en las que podemos descubrir partes de su historia vital, y, sobre todo, su enorme proyección científica y humana. Las dos, relacionadas con su fallecimiento, y las dos centradas en presentar un perfil en el que se resalta su compromiso humano con los indígenas y su profundo conocimiento científico como antropólogo e investigador.

La primera del 11 de octubre de 2011, dos días después de su fallecimiento está firmada por Oscar J.  Márquez. En ella descubrimos que Daniel  Barandiarán nació en Eskoriatza en 1921 y que llegó a Venezuela en los años 50′. Allí desarrolló una importante, clave, carrera científica como antropólogo en la que resaltó por la defensa de los derechos de los pueblos originarios. Denunciando la pérdida de esas culturas y reclamando la incorporación de muchos de muchos de sus valores a la sociedad de Venezuela.

Mujer Sanemá-Yanoama con sus adornos. Daniel de Barandiarán Vida y muerte entre los indios sanemá-yanoama Antropológica n° 21, diciembre de 1967
Mujer Sanemá-Yanoama con sus adornos. Daniel de Barandiarán Vida y muerte entre los indios sanemá-yanoama Antropológica n° 21, diciembre de 1967

El segundo artículo del 16 de octubre del mismo año, y en él se recoge un artículo de Manuel Alberto Donís Ríos, miembro del Instituto de Investigaciones Históricas P. Hermann González,  publicado en El Nacional de Venezuela, el 12 de ese mismo mes. En este segundo artículo descubrimos más de la labor investigadora y del perfil humano de nuestro protagonista:

Doctor en Historia y Etnología, llegó a Venezuela en los años 50 y para 1959 ya convivía con las etnias del Alto Orinoco. Su estadía de casi 20 años le permitió identificarse con los Sanemá-Yanoama, quienes lo consideraron un “miembro adoptivo”. Prueba de ello fue su primer libro: Los Hijos de la Luna (1974), en el que reivindicó con toda la fuerza de su experiencia personal, “los valores olvidados o conculcados del indígena venezolano, substrato mismo de nuestra nacionalidad”.

En definitiva, gracias a una cita en un artículo de opinión, hemos descubierto a un vasco extraordinario del que nosotros, y creo que la mayor parte de los vascos, nunca habíamos oído hablar. Pero no sólo porque no hayamos coincidido con referencias de él, sino porque, que nosotros hayamos encontrado, no hay referencias de él, ni de su trabajo, en nuestro entorno.

Estamos seguros de que no nos encontramos ante una excepción. Ante un caso extraordinario. Por el contrario, estamos seguro que muchos vascos, a lo largo del mundo, en las más diferentes ramas de actividad, han tenido, y tienen, un papel significativo, relevante, y no hay conocimiento del mismo en nuestro país.

Nosotros creemos que esto es algo que nos tiene que hacer reflexionar como sociedad. Nuestra realidad y nuestra historia como sociedad, como pueblo y como nación, es también, la suma de las aportaciones que nuestros compatriotas hacen a lo largo de todos los rincones del mundo al mundo. Y esto es algo que tenemos que recoger, conservar, y sobre todo, valorar.

Guayana Esequiba – 11/10/2011 – Venezuela

El Dr. Daniel de Barandiarán y la Guayana Esequiba

El Instituto de Estudios Fronterizos de Venezuela (IDEFV),  La Fundación la Guayana Esequiba, su  blog y   la web, y sus cuentas asociadas en twiter y facebook, le rinden un homenaje póstumo al Dr. Daniel de Barandiarán,  gran venezolano, quien falleció el  pasado sábado 08 de octubre  del presente año a las 16:05 horas en el municipio Oyón, Provincia de Álava

(Sigue) (Traducción automática)

Guayana Esequiba – 16/10/2011 – Venezuela

Murió el indio Daniel

El sábado 8 de octubre falleció en el Municipio Oyón, Provincia de Álava, Daniel  Barandiarán Larrañaga. Tenía 89 años de edad. Doctor en Historia y Etnología, llegó a Venezuela en los años 50 y para 1959 ya convivía con las etnias del Alto Orinoco. Su estadía de casi 20 años le permitió identificarse con los Sanemá-Yanoama, quienes lo consideraron un “miembro adoptivo”. Prueba de ello fue su primer libro: Los Hijos de la Luna (1974), en el que reivindicó con toda la fuerza de su experiencia personal, “los valores olvidados o conculcados del indígena venezolano, substrato mismo de nuestra nacionalidad”.

(Sigue) (Traducción automática)

anuncio-productos-basque-728x85-2