Los seguidores habituales de nuestro blog conocen nuestro interés por las historias de los “Niños Vascos de la Guerra“. Las niñas y niños que el Gobierno Vasco envió a otros lugares de Europa para intentar protegerles de la barbarie franquista.

Hemos recogido muchas referencias a los que viajaron a Gran Bretaña. Debido, estamos seguros, a la existencia de The Association for the UK Basque Children. Una agrupación muy activa que lleva muchos años realizando una labor extraordinaria. También hemos hablado en hablado en algunas ocasiones de las historias de niños que viajaron a otros lugares de Europa, como Holanda, Francia o Bélgica.  Incluso hemos recogido información sobre la labor de apoyo a estos niños realizado por la primera dama de los USA, Anna Eleanor Roosevelt, que quería que su país fuera un lugar de refugio para estas víctimas del fascismo.

Pero hemos tenido un vacío grande en nuestra recopilación de las historias de esta historia. El de aquellos que fueron a la URSS. Somos conscientes de este hueco que puede estar debido, por buscar una explicación, a que no hacemos seguimiento de los diarios escritos en ruso.

Esas niñas y niños salieron de una guerra, para sufrir otra. Fueron acogidos con una gran simpatía por la sociedad soviética, y tratados con amor y solidaridad. Pero al poco de llegar, recién caída la República y con el fascismo dominando tanto España como su tierra vasca, se encontraron inmersos en uno de los frentes más sangrientos de la Segunda Guerra Mundial. Sus peripecias, su sufrimiento y la muerte de muchos de ellos, deberían tener un lugar de honor en la historia de las tragedias que el fascismo trajo a nuestra nación.

Por eso hoy nos alegramos tanto de poder compartir con todos nuestros lectores esta historia sobre una niña vasca que fue enviada a la URSS y que ahora vive en Argentina. En ella nos cuenta la terrible historia que vivieron aquellos niños. Y ella tuvo la “suerte” de estar en Moscú, las historias de los que estaban en Stalingrado durante la invasión alemana, son aun más terribles.

El artículo realizado Sergio Bufano, ha sido publicado en la web argentina Perfil.com, de la que ya hemos hablado en otras ocasiones.

Como reflexión final. No nos cansaremos de decir que los “vascos del interior” deberíamos de recordar más y mejor a la Diáspora. A los niños del exilio; a los que tras la guerra tuvieron que abandonar todo huyendo del fascismo y buscar una nueva vida; a los que desde muchos años antes, a veces generaciones, estaban fuera de nuestro país y apoyaron la Causa del Pueblo Vasco y de la Democracia con todo lo que pudieron.

Debemos recordar y honrar a los que durante los años negros de la dictadura de Franco, realizaron una impagable labor de apoyo a las instituciones democráticas vascas que se mantenían en el exilio. Sin ese apoyo moral y económico, los vascos, seguramente no habríamos podido mantener encendida la llama de la Libertad.

Perfil.com – 22/10/2017 – Argentina

Nació en Bilbao, fue la ‘mejor tornera’ de la URSS y ahora vive en Argentina

“Soy de Bilbao, estábamos en guerra contra Franco y la ciudad era bombardeada día y noche. Yo tenía diez años. Y mi hermano 14. Para que sobreviviéramos mi papá lo envió a Francia y a mí a la Unión Soviética. Creí que iba por pocos días y que pronto regresaría a casa… pero pasaron 20 años. Y aunque no lo supe hasta mucho después, mi padre falleció al tiempo de mi partida y nunca más lo volví a ver. Pero no fui la única; éramos 1.500 chicos, algunos de cinco o seis años que también dejaban atrás a sus familias. Nunca imaginamos que iba a pasar tanto tiempo. Y mucho menos que viviríamos una nueva guerra y otros bombardeos, porque cuando Alemania invadió Rusia nos encontramos bajo otras bombas, otros incendios”.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2