Deutsche Welle, el servicio de Radiodifusión internacional de Alemania, ha publicado en su web un reportaje sobre las sociedades donostiarras y su tradición de estar formada sólo por hombres.

El enfoque nos parece, como poco, excesivo y las conclusiones nos parece que rozan la manipulación. Se llega a afirmar que las sociedades “luchan obstinadamente contra la idea de igualdad de género” un segundo antes de que el miembro de la sociedad que está siendo entrevistado afirme que hombres y mujeres “somos diferentes, entonces actuamos de unas formas diferentes. Sin más. No es mejor ni peor”.

Ciertamente no es la primera vez que escuchamos ese planteamiento. A nosotros siempre nos ha parecido una idea “desenfocada”. Las sociedades, o los txokos, son entidades privadas que se autoregulan como consideran conveniente (dentro de la ley). Las hay de hombres, las hay mixtas, y las puede haber (las hay) sólo de mujeres. Exactamente igual que un grupo de amigos, o amigas, que deciden quedar un día a la semana sólo ellos, o ellas, para hablar, tomar algo, discutir de filosofía o jugar a la petanca.

Es evidente que, en el ámbito de lo público, no debe darse ninguna situación de ventaja o limitación a ninguna persona por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Los mismo que es evidente que ninguna asociacion o agrupación que no cumpla estrictamente estas normas debe recibir ningún tipo de subvención pública.

Pero, y ese es nuestro punto de vista, parece un poco excesivo decir que es sexista o contrario a la igualdad de género que un grupo de hombres o de mujeres decidan asociarse en función de sus propios deseos o intereses, actuando en exclusiva en el ámbito de lo privado y sin interferir en la esfera de lo público.

Si eso es sexista o contrario a la igualdad de género, qué se podría decir de los grupos de personas del mismo sexo (en exclusiva) que se organizan para influir en el ámbito de lo público.

Por cierto, que a alguien no le guste una cosa no significa que automáticamente esté mal, sea machista, o sea ilegal. Hay que tener cuidado con esas actitudes.

DW – 9/2/2017 – Alemania

Cocinar y comer entre hombres

DW afirma que las sociedades y txokos son machistas
DW afirma que las sociedades y txokos son machistas

Las sociedades gastronómicas son una tradición en el País Vasco español. Además de disfrutar de la comida, la cuadrilla se reúne para beber y comentar la actualidad. En algunas no se admite la presencia de mujeres. Sobre todo en la cocina.

(Sigue) (English) (Alemán)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2