El otro día nos hicieron llegar un enlace a un tema de música experimental que era interpretado por un grupo que se llamaba YAMANTAKA // SONIC TITAN. El tema, que parecía interpretado por un grupo de origen japonés, se titulaba “Oak of Guernica“. 

Ni que decir tiene que el nombre del tema nos hizo interesarnos de inmediato, convencido de que había una “historia” detrás. Y nuestra intuición no falló. Había una historia y llena de sutilezas.

Empecemos por el grupo. YAMANTAKA // SONIC TITAN no es, al contrario de lo que nos pareció en un principio, un grupo japonés. En realidad se trata de un colectivo canadiense de música experimental que nació con el objetivo de explorar y modificar los significantes culturales de la tradición asiatico-canadiense que comparten. Ofrecen un trabajo artístico fuera de lo establecido que se puede explorar en su página web.

Bien, ya teníamos una idea del grupo. Aunque tenemos que reconocer que hemos necesitado un buen rato para entender la descripción que se hace del mismo en Wikipedia.

Vayamos al tema. Realmente resultaba extraño encontrar en su producción artística un tema dedicado al Árbol de Gernika. A pesar de todos nuestros intentos, éramos incapaces de entender lo que se decía en la letra del tema. Así que recurrimos a nuestros apoyos al otro lado del Atlántico para pedirles que nos ayudasen a entender lo que se decía.

La respuesta tenia una parte negativa y otra positiva. La negativa era que a pesar de su esfuerzo e interés por entender lo que se decía, no habían sido capaces de entenderlo en toda su extensión. Pero, y esto es lo positivo, si había entendido lo suficiente como para relacionar la letra del tema con un poema. Un poema escrito por un inglés en 1810. Un poema que tiene el mismo título que la obra que estábamos intentando ubicar. El poema en cuestión es el “Oak of Guernica” escrito en 1810 por el mas importante poeta romántico inglés: William Wordsworth

El poema de referencia se encuentra dentro de la segunda parte de su obra “Poems Dedicated to National Independence and Liberty” donde narra, desde el punto de vista de los británicos, las guerras napoleónicas. En dichos sonetos, hay diferentes referencias a los bizkainos. Los sonetos completos los pueden leer aquí, pero nosotros les dejamos los que se refieren a Bizkaia, los bizkainos y el Árbol de Gernika.

XXII

IN due observance of an ancient rite,
The rude Biscayans, when their children lie
Dead in the sinless time of infancy,
Attire the peaceful corse in vestments white;
And, in like sign of cloudless triumph bright,
They bind the unoffending creature’s brows
With happy garlands of the pure white rose:
Then do a festal company unite
In choral song; and, while the uplifted cross
Of Jesus goes before, the child is borne
Uncovered to his grave: ’tis closed,–her loss
The Mother ‘then’ mourns, as she needs must mourn;
But soon, through Christian faith, is grief subdued;
And joy returns, to brighten fortitude.

—————–

XXIII

FEELINGS OF A NOBLE BISCAYAN AT ONE OF THOSE FUNERALS

YET, yet, Biscayans! we must meet our Foes
With firmer soul, yet labour to regain
Our ancient freedom; else ’twere worse than vain
To gather round the bier these festal shows.
A garland fashioned of the pure white rose
Becomes not one whose father is a slave:
Oh, bear the infant covered to his grave!
These venerable mountains now enclose
A people sunk in apathy and fear.
If this endure, farewell, for us, all good!
The awful light of heavenly innocence
Will fail to illuminate the infant’s bier;
And guilt and shame, from which is no defence,
Descend on all that issues from our blood.

————–

XXIV

The ancient oak of Guernica, says Laborde in his account of Biscay, is a most venerable natural monument. Ferdinand and Isabella, in the year 1476, after hearing mass in the church of Santa Maria de la Antigua, repaired to this tree, under which they swore to the Biscayans to maintain their fueros (municipal laws). This tree was cut down by the French in 1808.

THE OAK OF GUERNICA

OAK of Guernica! Tree of holier power
Than that which in Dodona did enshrine
(So faith too fondly deemed) a voice divine
Heard from the depths of its aerial bower–
How canst thou flourish at this blighting hour?
What hope, what joy can sunshine bring to thee,
Or the soft breezes from the Atlantic sea,
The dews of morn, or April’s tender shower?
Stroke merciful and welcome would that be
Which should extend thy branches on the ground,
If never more within their shady round
Those lofty-minded Lawgivers shall meet,
Peasant and lord, in their appointed seat,
Guardians of Biscay’s ancient liberty.

 

En el tema de YAMANTAKA // SONIC TITAN podemos intuir partes del soneto XXIV, es decir, el dedicado al Árbol de Gernika.

¿Pero que puede hacer que un grupo canadiense, que explora una herencia cultural asiático-canadiense, cree una obra sobre el Árbol Sagrado de los vascos basándose en un poeta británico del siglo XIX?

No tenemos una respuesta clara, pero pensamos que ésta puede pasar por la presencia en el grupo de un músico y  pintor californiano, de ascendencia vasca, que se llama John Ancheta (una variante del apellido gipuzkoano Anchieta). Este apellido proveniente de Urrestilla, está ligado con San Ignacio de Loiola y con la historia de Brasil a través del misionero vasco José de Anchieta (del que algún día, dada su importancia histórica, tendremos que escribir un monográfico).

En definitiva, toda una maraña de conexiones y relaciones que unen el Árbol sagrado de los vascos, con la música experimental canadiense a través de un vasco-descendiente y un poema romántico británico de inicios del siglo XIX.

Les dejamos un vídeo con el tema y el enlace a la web de este grupo.

También dejamos a nuestros lectores, no lo podemos evitar, una parte de lo que sobre las Libertades eúskaras y sobre el Árbol de Gernika dijo hace muchos años, a principios del siglo XX un vasco y navarro extraordinario: Arturo Campión. Un texto muy adecuado en estos días en los que nos encontramos. tiempos en los que, por un lado, a los que nos quieren hacer creer que la realidad que se nos impuso a los vascos a partir de la Constitución de Cadiz, es lo único que realmente nos debe valer. tiempos en los que, por otro lado, nos quieren hacer creer que un reino navarro medieval, desaparecido hace tiempo, y basado en monarquías hereditarias que manejaron la tierra de los vascos como propiedades personales, son el futuro de nuestra nación. Ante todas estas historias inventadas, es bueno recordar cuál es el origen de las Libertades vascas

Yamantaka // Sonic Titan – Oak of Guernica from Buzzopolis on Vimeo.

 

EL ARBOL DE GUERNICA

De cuantos simbolismos condecoran al roble de Guernica, el más bello y transcendental, á mi juicio, es el que le atribuye la personificación del organismo constitucional eúskaro. Considerad lo que es en sí un roble. Procede de diminuta semilla, desarróllase lentamente á razón de unos siete milímetros cada año. Para levantar y sostener su masa y resistir á los huracanes invernizos, es necesario que bifurque por la tierra numerosas raíces y que el seno nutritivo le proporcione los elementos químicos convenientes; que las condiciones climatológicas y de estación sean las propias de la especie botánica á que pertenece; en una palabra, que el medio ambiente le sea favorable, estableciéndose la adaptación de los movimientos internos á los externos, constitutiva de la vida. De esta suerte, aquella semilla que cayó en tierra donde las agentes químicos la descompusieron preparándola para su transformación futura; que pareció enterrada bajo imperceptible túmulo, modelado por el propio engrosamiento de ella; que en busca de luz y oxígeno de vida orgánica, se alarga, se ensancha, se recubre de coraza leñosa, se yergue en forma de tronco, hoy esbelto, corpulento mañana, brotará más y más ramas en bifurcación indefinida, siempre hacia lo alto, buscando el cielo, las prende el follaje y despliega por el aire azul la verde capa; con tal majestad que las águilas detienen su vuelo en ella, con tal fortaleza, que resistirá la sacudida brutal de los vendavales y la pesadumbre agobiadora de la nieve.

De igual modo nació y se desarrolló la constitución eúskara. No la elaboró ninguna asamblea constituyente en votación ordinaria, nominal o de cualquiera otra especie; ni la preparó ninguna comisión de notables, provistos de sus recetarios traducidos del inglés ó francés; ni la discutieron solemnemente los filósofos de la necedad —230— política, ni mucho menos reclamó su promulgación la canalla clamorosa, golpeando las puertas del Congreso. Nadie le cosió por proemio una declaración de derechos, fundada en una derogación de deberes. Fué una cosa hecha al revés de las cosas que la Revolución hace. Comenzó á establecerse el día que unos cuantos pastores y le- ñadores de reducida comarca se reunieron á tratar de los negocios que les eran comunes, con la sencillez de ánimo que delata la elección del lugar por la particularidad de un árbol. A las necesidades que ellos sentían, respondieron con los remedios que á ellos se les alcanzaban. Esta fué la fórmula de su ciencia legislativa, que es la misma, en suma, empleada por Roma é Inglaterra por los pueblos dotados de personalidad, de sentido jurídico y lo que es menos frecuente, de sentido común, que es el genio á diario. Legislador que antes de dictar la ley se entere de las MODAS legislativas reinantes, hubiese figurado en la pragmática contra los necios, de Quevedo, con los aditamentos de necio de bordón y chorrera. Está cortado por el patrón de Wagner el FAMULAS de FAUSTO:

WAS MAN AND DER NATUR GEHEIMNISWOLLES PRIES

DAS WAGEN WIR WERSTANDIG ZU PROBIEREN,

UND WAS SIE SONTS ORGANISIEREN LIESS

DAS LASSEN WIR KRISTALLISIEREN.

“Lo que se estimaba misterioso en la naturaleza,—nos atrevemos á ensayarlo razonablemente,—y lo que ella en otro tiempo dejaba que se organizase,—ahora lo hacemos cristalizar. El ridículo HOMUNCULUS de precaria existencia, procreado por Wagner en la campana de vidrio, es la pura imagen de las Constituciones creadas de una pieza, según los cánones de la razón razonante. De la ciencia política, que es una ciencia deductiva. El maestro de los legisladores bizkainos fué el árbol; de él aprendieron el secreto de las adaptaciones sucesivas, del progreso lento, de las transformaciones encadenadas, de fuerza que perdura, o sea de la TRADICION, y cuando por la multitud de actos legislativos verificados á la sombra de aquel árbol, llegó éste á ser el SIGNO de aquéllos, y por verle subir siempre hacia lo alto se habituaron a medir la hermosura de la copa por la extensión de cielo que cubría, extendieron su profundo sentido los bizkainos y plantaron sobre el roble la cruz, hermanando la Religión y la Patria.

ARTURO CAMPIÓN.

anuncio-productos-basque-728x85-2