En una entrada anterior preguntábamos: ¿Qué tienen en común la República checa de 2015 y la Euskadi de 2016?. He aquí  la respuesta:

Entre la ciudad vasca de Donostia/San Sebastián y la ciudad checa de Pilsen hay, según Google Maps, 1.765 km. y más de 16 horas de viaje. Una está a las orillas del Golfo de Bizkaia, la otra, lejos del mar, en la confluencia de cuatro ríos, en la llamada Hondonada de Pilsen.

Parece que no tendrían mucho que ver, pero la verdad es que hay similitudes que van más allá de las referidas al similar número de habitantes .

Ambas ciudades se fundan con apenas 100 años de diferencia. Donostia hacia 1180 y Pilsen en 1295, y las dos nacieron como centros comerciales estratégicos. Una y otra han sufrido,  guerras, sitios e invasiones. Tanto la una como la otra sufrieron varios incendios devastadores. Dos de ellos casi a un tiempo: Donostia en 1489 y Pilsen en el año 1507 ardieron hasta quedar convertidas en cenizas. En todos los casos, ambas resurgieron con más fuerza.

Muchas coincidencias de todo tipo, que llegan incluso a la activa oposición de la población a los regímenes totalitarios que sufrieron durante muchas décadas del siglo XX.

Coincidencias incluso en lo gastronómico. O mejor en su peso internacional en el campo de la gastronomía. Aunque en este caso más que de coincidencias, debemos hablar de complementariedades.

  • Decir Pilsen, es decir cerveza, ya que una de sus cervezas ha dado nombre a un tipo de cerveza conocido en el mundo entero: la cerveza Pilsener
  • Decir Donostia, o San Sebastián, es decir gastronomía al más alto nivel, pero también es decir pintxos.

No nos imaginamos mejor hermandad (ni mejor maridaje) entre dos ciudades, que un intercambio de conocimientos a ese nivel.

Pero hay algo muy especial que une estas dos ciudades separadas por más de 1.700 km, pero unidas por su voluntad europeista. Ambas han sido elegidas, por derecho propio, como Capitales Europeas de la Cultura.

  • Pilsen lo está siendo en 2015 con una intensa actividad cultural, y con una profunda voluntad de cambio impulsado por la creatividad y enfocado al desarrollo sostenible.  Con proyectos tan maravillosos como el de crear una ciudad que sea acogedora para las abejas.
  • Donostia lo será en 2016. Con el eje clave de la cultura y el diálogo, presentará un ambicioso abanico de objetivos: fomentar el conocimiento y uso de la tecnología, potenciar la mediación en los procesos creativos, impulsar la diversidad lingüística, facilitar la participación ciudadana, y promover el pensamiento crítico.

Hasta que la ciudad vasca de Donostia recoja el relevo, la ciudad checa de Pilsen ofrece una oportunidad extraordinaria de encontrarse con lo mejor que puede ofrecer una Capital Cultural Europea: Cultura, historia, innovación, energía, y algunas de las mejores cervezas del mundo. Además está situada a sólo 80 km. de la capital, Praga.

Es cierto, 16 horas de viaje en coche o autobus, son muchas horas. Pero con la conexión “veraniega” entre Euskadi y Praga,  la República Checa está casi “a la puerta de casa”. Lo que ofrece a los vascos una buena oportunidad de conocer ese extraordinario país que con la magnífica excusa de descubrir esta Capital Europea de la Cultura 2015. A la espera de que en 2016 sean ellos los que nos devuelvan la visita.

¿Qué nos ofrece ese país? la página web de Czech Turisme nos ofrece un magnífico adelanto. Con información en castellano sobre  Pilsen, Capital Europea de la Cultura.

———————————-

Esta es la segunda entrega de los artículos que hemos escrito con motivo de la presentación de la conexión aérea directa entre Bilbao y Praga, y de las riquezas culturales, turísticas y gastronómicas que ofrece ese país.  Una extraordinaria presentación a cargo Markéta Lehecková, la directora de CzechTourism para la Península Ibérica, apoyada por el equipo de Blog on Brands, que organizó en un txoko de Bilbao un evento divertido, diferente y lleno de magia. Al que han llamado #txokotxeko.

 

 

 

anuncio-productos-basque-728x85-2