Esta entrada se puede considerar la continuación de la que escribimos ayer para informar del concierto que han ofrecido los txalapartaris vascos en en Auditorio Jorge Luis Borges de la Biblioteca Nacional de Buenos Aires.

Hubo un detalle que nos llamó la atención. Nos referimos a que construyeron en el propio Buenos Aires, en la carpintería de Walter, la txalaparta con la que iban a ofrecer el concierto. Nos quedamos con la intriga y, he aquí, que en el Facebook del grupo, nos han dejado una amplia colección de fotografías de su estancia en Argentina, incluyendo un amplio “reportaje gráfico” de la construcción del instrumento con madera de cedro.

Nos imaginamos, nos encantaría, que el cedro usado fuera el Cedro misionero (Cedrela fissilis), una especie  que crece en la Selva misionera, es decir en la selva subtropical que de la actual provincia argentina de Misiones. Una madera que carga de simbolismo esa txalaparta, que llevó uno de los sonidos milenarios vascos a un lugar donde lo Vasco tiene un peso tan extraordinario.

Sin duda, si la txalaparta hubiera sido de ombú, cuya madera (de poca densidad) seguramente no tiene las características necesarias para ese instrumento, habría tenido también un alto valor simbólico. Después de todo el ombú fue, para muchos de los vascos emigrados, por razones económicas o políticas, a Argentina  un digno “sustituto” de nuestro sagrado roble.

Pero el Cedro misionero, tiene un profundo significado. Un significado que nace del lugar de donde proviene, o mejor, de lo que ocurrió en el siglo XVII y XVIII en una zona que ahora esta distribuida entre Argentina, Brasil, y Paraguay. Allí se instalaron los Jesuitas y allí crearon las Misiones jesuíticas guaraníes. Desarrollando una estructura social, política e incluso militar, que sirvió, durante un tiempo, de freno al expansionismo y al esclavismo de los colonizadores europeos, hasta que los Jesuitas fueron expulsados.

Puede que seamos unos románticos impenitentes, pero nos parece hermoso saber que para construir esa txalaparta se ha utilizado la madera de un árbol originario de esa región que ha tenido una influencia tan notable de una congregación fundada por un vasco y en la que los Vascos y lo Vasco han tenido una influencia estructural.

Dejamos a nuestros lectores enlace a la colección de fotografías de Oreka TX donde se “cuenta” su estancia en Buenos Aires y se recoge el proceso de construcción de su txalaparta “argentina”.

Oreka TX (Facebook) –  12/2014 – Euskadi

Oreka TX en Argentina

Oreka TX en en taller de Walter (Buenos Aires). Construyendo una txapalarta en Argentina con cedro misionero
Oreka TX en en taller de Walter (Buenos Aires). Construyendo una txapalarta en Argentina con cedro misionero
 (Sigue)

 

 

anuncio-productos-basque-728x85-2