La radio pública alemana Deutschlandfunk publica en su web un interesante artículo, de Constanze Alvarez, sobre el Camino de Ignacio, que se corresponde con el recorrido que el santo vasco, fundador de la Compañía de Jesús, realizó  en 1522 entre Loiola y Marresa. Un camino realizado tras su conversión cuando sanaba de las heridas que se produjeron durante la conquista , por parte de las tronas navarras, de Pamplona, durante uno de los intentos de expulsión de ese reino de las tropas castellanas de ocupación.

mapa-camino-ignaciano
El “Camino Ignaciano” desde Loiola hasta Manresa

Decidido, tras su conversión, a llegar a Jerusalen, Iñigo, que era el nombre real del santo gipuzkoano, recorrió a pie el camino que une Loiola con Marresa, pasando por el Monasterio de Monserrat, donde colgó definitivamente su uniforme militar, y desde donde se dirige a Manrresa, para vivir en una cueva donde medita y ayuna. De esta experiencia nacen los Ejercicios espirituales, que serán editados en 1548 y son la base de la filosofía ignaciana.

La Orden de los Jesuitas se ha propuesto, rememorando ese viaje de Iñigo de Loiola, crear una vía de meditación y peregrinaje entre estos dos punto, para ello ha definió en 2012 este recorrido. De todo ello, y de lo que el peregrino puede encontrar en su recorrido se habla en este articulo.  Un camino, un peregrinar, muy diferente al que uno se puede encontrar en el Camino de Santiago, ya que se la soledad en el recorrido es una realidad muy presente.

Les dejamos el articulo de la radio pública alemana, el audio del artículo, y la web del “Camino Ignaciano”

Deutschlandfunk – 10/7/2014 – Alemania

Quer durch die Stille

Für Sinnsucher, denen der Rummel auf dem Jakobsweg zu viel geworden ist, gibt es eine Alternative: den historischen Pilgerweg des Ignatius von Loyola. Auch er führt quer durch Nordspanien – aber in die entgegensetzte Richtung: vom Baskenland, über La Rioja, Navarra und Aragón bis nach Katalonien. Wer sich auf die Spuren des Ignatius quer durch Nordspanien macht, muss vor allem auf eines gefasst sein: auf viele einsame Stunden und – auf Stille. Anders als auf dem überfüllten Jakobsweg geschieht es hier, dass einem kein einziger anderer ignatianischer Pilger begegnet, und das über vier Wochen lang. Felix Schmidt hat es so erlebt. Mit Rucksack, Zelt und Gaskocher ist der 25-jährige Medizinstudent die rund 600 Kilometer zwischen dem baskischen Loyola und dem katalonischen Manresa zu Fuß gegangen.

(Sigue) (Traducción automática)

Ignatiusweg quer durch die stille.

—————————–

La web  de información de  El Camino Ignaciano
anuncio-productos-basque-728x85-2