Publica el Diario Necochea una historia extraordinaria, con un vasco como protagonista. Por lo que percibimos se trata, por razones obvias, muy conocida en Argentina pero, seguramente, muy desconocida en el resto del mundo. Es la historia del ingeniero Juan Baigorri Velar, que, a mediados del siglo XX, aseguraba tener una máquina que hacía llover.

No sólo lo aseguraba, sino que lo fue demostrando a lo largo del tiempo. Como es evidente, afirmar eso a finales de los años 30 del siglo pasado, lo mismo que hoy en día, creó una gran polémica, con los miembros de la “academia” asegurando que aquello se trataba de una patraña. Esta claro que los que negaban la existencia real de una máquina de esas características, no se acordaban de la historia del Vasco de la carretilla. No es muy recomendable decirle a un vasco que “no es capaz de hacer una cosa“. A no ser, claro está, que quieras que lo haga.

El vasco, Juan Baigorri Velar, que por el apellido provenía seguramente de Navarra, al igual que el Vasco de la carretilla, soló tuvo que leer las afirmaciones del director del Departamento de Meteorología, el ingeniero Alfredo Galmarini, que le acusaba de fraude para hacer dos cosas. Anunciar que iba a hacer llover en la ciudad de Buenos Aires el 3 de enero de 1939 y comprar un paraguas que remitió al citado funcionario del gobierno de Argentina para que no se mojara.

Ni que decir tiene que la “apuesta”, tan vasca ella, creo verdadero nivel de fervor entre los bonaerenses, que llegaron a quedarse en la noche del día 2 al tres de enero sin dormir esperando saber cómo se resolvía. El Departamento de Meteorología, anunciaba buen tiempo y el Vasco que hacía llover, anunciaba lluvia gracias a la intervención de su máquina. ¿Se imaginan el resultado?: llovió.

Curiosamente, o no tan curiosamente, a pesar de las numerosas demostraciones del buen funcionamiento del invento, este no fue reconocido por las autoridades argentinas, y Juan Baigorri se negó a vendérselo a otros países. Un ejemplo de la testarudez vasca y de la capacidad de la maquinaria administrativa de aplastar a todo aquel que se atreve a llevarle la contraria a los que la controlan.

El resultado final es que el ingeniero vasco-argentino murió en la pobreza y la máquina se perdió. O, al menos, nunca se supo donde acabó.

El articulo del diario Diario Necochea es magnifico e incluye un magnifico documental que cuenta esta extraordinaria historia. También les dejamos una referencia del libro “Historias inesperadas de la historia argentina: Tragedias, misterios y delirios de nuestro pasado” de Daniel Balmacena, que puede consultarse en parte en Google Books

De no perderselo

Diaro Necochea  – 10/3/2014 – Argentina

El vasco que hacia llover

Juan-Baigorri-Velar
Al promediar el siglo XX se comentaba que “el vasco Juan Baigorri Velar hace llover”. Algunos sostenían que era cierto que provocaba lluvias. Otros decían que todo era un gran macaneo. La periodista e historiadora Araceli Bellotta escribió un artículo titulado “El hombre de la lluvia” que fue publicado en una revista popular en 2009, y aquí transcribimos: “Hacía tres años que no llovía en la provincia de Santiago del Estero, cuando el 24 de diciembre de 1938 se desató un diluvio como nunca se había visto en medio siglo. Los diarios de la época informaron que no fue un chaparrón natural sino que lo había provocado Juan Baigorri Velar, un ingeniero que aseguraba haber inventado un aparato que provocaba precipitaciones.
(Sigue) (Traducción automática)

————————————-

Libro: Historias inesperadas de la historia argentina: Tragedias, misterios y delirios de nuestro pasado. Capítulo 73: Mago

————————————

El día que los argentinos miraron al cielo – Parte 1 (de 2)

 

El día que los argentinos miraron al cielo – Parte 2 (de 2)
)

anuncio-productos-basque-728x85-2