Estamos convencidos de que las autoridades de Madrid, del Comité Olímpico Español, los responsables de las constructoras, y los ciudadanos españoles en general, aun necesitarán un tiempo para acabar de digerir el efecto café con leche, que los  defensores de la candidatura de la capital del Reino de España presentaron en Buenos Aires. Un efecto que se cuela en las informaciones internacionales en las que con un poco de sorna, indican, por ejemplo, el tomar un café en la Plaza Mayor, como una de las razones para visitar Madrid.

Mientras, la maquinaria organizadora de los Juegos Olímpicos Japón 2020, se ha puesto en marcha. Una maquinaria que, estamos seguros, va a funcionar como un reloj japonés. Cómo lo están haciendo, nos lo cuenta hoy (en realidad mañana, porque lleva fecha del domingo 15 de septiembre, como decimos siempre bromas del huso horario) el diario de Singapur, Today.

Los expertos predicen que este evento va a servir para impulsar la recuperación económica del país asiático, con una generación de riqueza entre este año y el 2020 de más de 38.000 millones de USD. Casi nada.

Uno de los objetivos que parece que se ha marcado el Gobierno japones y con el que se ha comprometido ante los delegados olímpicos, es el de solucionar de forma definitiva los graves problemas generados por la catástrofe de la Planta Nuclear de Fukushima. Entre las medidas que parece que pueden estar en la cabeza del Gobierno es, según el diario :

The Prime Minister could also use the games as an excuse to spread the Bilbao Effect to the rural Tohoku region, which includes Fukushima, where more than 100,000 people still live in temporary housing. El primer ministro también podría utilizar los juegos como una excusa para difundir el Efecto Bilbao a la región de Tohoku rural, que incluye Fukushima, donde más de 100.000 personas aún viven en viviendas temporales.

Como les decíamos en el titular, unos se quedan con los cafés con leche, los otros con la posibilidad de conseguir un Efecto Bilbao.

Today – 15/9/2013 – Singapur

Tokyo reaches for 1964 Olympic magic

doraimon-japon-2020
Doraemon, el gato cósmico, la imagen de Japón 2020

Shinzo Abe’s joy at winning the 2020 Summer Olympics for Japan must have been deeply personal. His grandfather, Prime Minister Nobusuke Kishi, brought the 1964 Olympics to Tokyo. That event confirmed Japan’s phoenix-like rise from defeat in World War II. Its bullet trains, avant-garde stadiums and neon-lit skyline advertised a country and an economy prepared to take the lead in Asia and indeed the world.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2