No somos nada amigos de las corridas de toros, por no decir que estamos radicalmente en contra. Aunque lo reconocemos, el rejoneo es un espectáculo que nos fascina, más por la belleza de las habilidades del caballo que por cualquier otra cosa.

banner_ponlenombre-pequeno_2Ahora, que no nos toquen los Sanfermines. Sí.  Lo sabemos. No es ni congruente, ni racional. Pero la belleza (lo que para nosotros es belleza) de esta fiesta popular vasca es algo que atrae intensamente. Es verdad que las descripciones de nuestro amado Ernest Miller Hemingway, unido a la popularización de los viajes, han llegado a convertir alguno de esos encierros en auténticas marabuntas de gentes que se molestan mutuamente, además de incrementarse exponencialmente el número de inconscientes que piensan que correr delante de unos toros es un juego en el que puede participar cualquiera.

Los Sanfermines son una tradición, un elemento cultural propio, convertido en referencia mundial y posiblemente banalizado y degradado por la asistencia masiva de personas que tienen como principal objetivo beber todo lo posible en la menor cantidad de tiempo. Pero son nuestras fiestas, nuestras tradiciones, nuestra forma de ser. Con lo bueno y lo malo que se concentra en ellos

Lo que se nos cuenta aquí, de que un empresario va  realizar una copia de los Sanfermines a los largo de todos los USA, es una cosa muy diferente. Su objetivo, único y exclusivo, es el de ganar dinero. Cuanto más mejor, y para ello quiere meter toros y personas en un mismo callejón para que corran. Cobrando (él claro) a los corredores y a los espectadores. Eso si, recuerda que, en toda la historia de Sanfermines, sólo han muerto 15 personas y que los toros que corran en sus encierros bufos, tendrán los cuernos despuntados.

Esto, lo reconocemos, no nos gusta. Ni un poco.

Por cierto el Gobierno de Navarra, ¿No ha registrado, ni patentando, ni nada similar la imagen de esta fiesta?

Washington Times – 14/5/2013 – USA

It’s no Pamplona, Spain, but the Great Bull Run will thunder into Virginia

Photo by: Ivan Aguinaga ** FILE ** A bull jumps over revelers July 8, 2012, in a bullring during the second running of the bulls at the San Fermin fiestas in Pamplona, Spain. (Associated Press)
A bull jumps over revelers July 8, 2012, in a bullring during the second running of the bulls at the San Fermin fiestas in Pamplona, Spain. (Associated Press Photo by: Ivan Aguinaga)

You could shell out thousands of dollars for a flight to Spain and a hotel room in the historic city of Pamplona, fight your way through the maze of mid-July crowds and wait hours to sprint along the cobblestones for mere seconds of pounding adrenaline as 12 bulls gallop alongside you.

(Sigue) (Traducción automática)

anuncio-productos-basque-728x85-2