Estos días pasados hemos recibido un comentario a un artículo que hemos publicado, que nos ha hecho plantearnos una profunda reflexión. No porque su contenido tuviera ningún elemento que mereciese dedicarle un tiempo de análisis, sino porque hemos estado pensando por días. Primero silo aceptábamos como comentario y segundo si lo respondíamos.

Esta web tiene, como principios básicos, la no aceptación de comentarios racistas, sexistas, xenófobos, u ofensivos en lo personal. Aceptamos la crítica, incluso la crítica dura a las actuaciones, pero no la ofensa personal ni el descrédito por cuestión de raza, sexo, estatus social o religión. Por eso hemos pensado mucho qué hacer con este comentario. Al final hemos decidido que merecía ser comentado. Pero con un tratamiento específico, por la importancia del tema al que afecta.

El comentario recibido, que se hacia en la entrada dedicada al grupo Noka,  es el siguiente:

Todo no vale… esta claro como bien dijo obama que “los unicos pobladores americanos desde tiempo inmemorial son las naciones amerindias de norteamerica, los demas hemos llegado hace poco y en cambio somos el 99.9% de la poblacion de los estados unidos”.

Mis creencias me dicen que el hijo entre una mujer y un hombre vascos sera vasco, haya nacido en leiza o en kansas city, ahora bien, que un mestizo como John Garamendi McSorley, producto de un mestizaje de entre un vasco y una mujer italo-irlandesa se considere vasco es alarmante… a este paso esperanza agirre clamara su vasquidad para sorpresa de muchos debido a que tubo algun ancestro vasco en su linaje paterno, asi cualquiera se debe de poder considerar vasco a si mismo, o como dicen los catalanes, “es vasco todo aquel que desea serlo”… o como dice la legislacion española “debe darsele la nacionalidad española a todo aquel que haya vivido durante mas de 10 años en españa y asi lo desee”… me pregunto porque Garamendi se considera vasco y no irlandes, o italiano, claro, la vaca es de donde pace, vasco el que habla vasco y japones el que habla japones… habra que definir algun dia que es y quien es el pueblo vasco… hasta entonces parece que TODOS SOMOS VASCOS… por nacer en territorio inuit no eres un inuit, eso esta bastante claro, ni aunque asimiles su clutura, ni aunque te mezcles, siempre seras un mestizo, antes lo tenian bastante claro, ahora como hablar de etnias y de razas es tabu pues parece que cada uno es lo que quiere ser, todos los gallegos que viven en tierras vascas dicen que son vascos como los que mas, luego van de vacaciones a galicia y se enorgullecen de ser gallegos, mucha gente con doble nacionalidad, no sabiendo ni lo que son, ni lo que quieren ser, mestizos en busca de una identidad, lo que no saben, es que un mestizo no tiene identidad, YA QUE ES UN MESTIZO no tiene identidad alguna y las tiene todas a la vez… solo pido que dentro de 500 años queden comunidades de vascos aborigenes, ya que todos los demas llevaran demasiadas nacionalidades en su sangre como para saber cual es la suya, ciudadanos del mundo mestizos versus ciudadanos aborigenes, respeto y convivencia o asimilacion e integracion de los indigenas al mestizaje… los ultimos indigenas de europa apunto de desaparecer… eso si, algunos seguiran defendiendo la existencia del euskera batua, cuando mueran todos los indigenas algun mestizo se dara cuenta de que es una tonteria un idioma sin un pueblo, sin una nacion que la sustente, cuando pueden usar otros idiomas para que usar el euskera si ellos mismos no son ni siquiera vascos… y asi morira una lengua tras haber muerto una etnia, un pueblo y una cultura, por no guardar y hacer guardar al pueblo y a las etnias las cuales dieron origen a esta cultura y a esta legua.

Pensamos que este comentario necesita, exige, a su vez algún comentario.

El sentimiento de pertenencia no lo da la sangre, ni la genética. Formar parte de una Comunidad es una elección, y no una obligación marcada por predisposición hereditaria. Ser vasco es consecuencia de un aprendizaje y de una decisión personal. Lo mismo que ser español, o ser ruso.

La historia del Pueblo Vasco está llena de gentes que con 28 apellidos vascos, descendientes directos del propio Aitor, han hecho todo lo posible por acabar con la existencia del Pueblo Vasco. Mientras que otros, con apellidos castellanos, gallegos, catalanes, italianos, alemanes o subsaharianos, tanto a lo largo de la historia como en el momento presente, están empeñados en construir la Patria Vasca.

El absurdo e inaceptable principio de utilizar la sangre, la raza y la genética para determinar la pertenencia o no a una comunidad, puede llevar a que niñas y niños adoptados en otros lugares del mundo, euskaldunes, con una conciencia clara y nítida de pertenecía a la Comunidad Vasca, sean vistos como extranjeros, invasores e incluso peligrosos contaminadores de la pureza de la etnia vasca por personajes como el que escribe este comentario.

La Euskadi que hoy tenemos, está construida, ladrillo a ladrillo, por  todos lo que a lo largo de la historia se han esforzado por salir adelante y por formar parte de esta comunidad. Es verdad que, en los años que se encuentran a caballo entre el XIX y el XX,  se desarrolla un nacionalismo vasco basado en una visión etnicista. Pero se trataba de una visión similar a la que se extendió por toda Europa y era mucho menos radical que los movimientos racistas que se fueron apoderando de algunas mentes europeas y que terminaron en movimientos como el nacional-socialismo alemán o los movimientos totalitarios españoles.

Esa visión cambia en los años 30 del siglo XX, lo que permite al Nacionalismo Vasco mantenerse inmune al huracán racista que afecta a Europa en esos años y en los posteriores. En los batallones nacionalistas vascos durante la Guerra Civil, podemos encontrar apellidos vascos, andaluces, gallegos, o de vascos descendientes de otras partes del mundo. Cómo es posible que, sintiéndose vascos, alguien, hoy en día, se atreva a negar a aquellos gudaris su pertenencia al Pueblo Vasco. ¿Alguien tiene derecho a negar la pertenencia al Pueblo Vasco a los gudaris de origen gallego que formaron parte de las tripulaciones de la Armada Auxiliar de Euzkadi, y que bajo la Ikurriña y a las órdenes del Lehendakari Aguirre dieron su vida en la batalla del Cabo Matxitxako? ¿Quién puede negarle, si así se hubiese sentido, el derecho a definirse como vasco al Comandante Enrique Moreno, nacido en La Unión (Murcia), que, en esa batalla, prefirió hundirse con el bou Nabarra que capitaneaba, antes de entregarse a los enemigos del Pueblo vasco?. Quién puede negar a un vasco-descendiente de Sudamérica, Filipinas o USA, si pertenencia a la comunidad y a la Nación Vasca.

bouGipuzkoa
Uno de cada diez hombres de los héroes de la Marina Auxiliar de Euskadi eran gallegos, el capital del bou “Nabarra”, era murciano. Todos ellos sirvieron a Euzkadi. ¿Quién puede ser tan miserable como para negar que forman parte del Pueblo Vasco?
En la foto: Tripulantes del bou ‘Gipuzkoa’ tras un combate; con gabardina larga, el comandante Galdós (foto Deia)

¿Quién es  el que determina la pertenencia o no de una persona a una Comunidad?. Eso, señores, es el germen que está en todos los movimientos fascistas y totalitarios. El nacionalismo vasco se libró de eso hace muchos años. Pero aun así, tenemos que convivir con algunos que no han sido capaces de librar sus mentes de la telarañas ocasionadas por pensar, en el siglo XXI, con ideas del siglo XIX.

También es verdad que sólo lo pueden hacer los que, como todo elemento de identidad vasca, tienen sus apellidos.  Los que no pueden poner otro elemento de valor, que ser hijos de su padre y de su madre. Los monárquicos ideológicos. Pues discúlpennos, pero les vamos a recordar una cosa: no son los apellidos los que honran a la persona, sino la persona la que honra a los apellidos.

Quién se atreve, si no es un miserable moral, a negarles la pertenecía a este Pueblo a todos los emigrantes que durante los años de la dictadura pelearon por recuperar las libertades de este Pueblo. Quién puede negarles ese derecho, ganado a pulso, a los que educaron a sus hijos en el amor a Euskadi, y en el amor a su tierra de origen. Sentirse vasco no es un sentimiento de exclusividad. Sólo nos parece incompatible con sentirse parte de una comunidad que niega los derechos al Pueblo Vasco.  Porque ser parte de un pueblo se determina por la Voluntad de Pertenencia. Ni un español con apellidos vascos es vasco por obligación, ni un vasco con apellidos foraneos queda excluido por sus apellidos.

No queremos explicar más  lo evidente. Pero no nos resistimos a recordar algo que recogíamos en una entrada escrita en Aberri Eguna. En ella incluíamos la declaración, el juramento, realizado por muchos vascos en la conmemoración de centenario de la creación, como movimiento político, por Sabino de Arana y Goiri, del Nacionalismo Vasco. En su punto 9 esta declaración dice:

Aceptaremos como a un hermano a todo aquél, sea cual sea su origen, que quiera compartir con nosotros la suerte de nuestro pueblo.

Así se construye una Nación. Con las raíces en la tierra de nuestra historia, con la mirada en el futuro de nuestro Pueblo, y acogiendo como hermanos a todos los que quieran formar parte de nuestro futuro.

Un pueblo libre, de personas libres

Salud y República Vasca

Gora Euzkadi Azkatuta!

 

 

anuncio-productos-basque-728x85-2