No lo decimos nosotros. Lo dice Ernest House, Esecutive Secretary for the Colorado Commission of Indian Affairs. Es decir un nativo norteamericano que ha venido a visitar Europa de la mano de la German Marshall Fund of the United States. ¿Les suena a ustedes esta fundación? Si son lectores habituales de nuestra web seguro que sí, porque justo la información anterior a ésta se refiere también al comentario de una participantes en este viaje por Europa de ciudadanos norteamericanos.

Al igual que en el caso anterior este artículo no tiene desperdicio y uniéndolos ambos, podemos sacar una conclusión muy clara:

Nuestra imagen internacional esta deformada tanto por la violencia terrorista, como por la voluntad de muchos de los responsables políticos y mediáticos del Reino de España de crean una equivalencia entre vascos y terrorismo, convirtiendo ambos términos en sinónimos. Para contrarrestar esa indigna política, el único camino que tenemos los vascos es que se nos conozca tal y como somos.

Cuando se nos conoce, cuando las personas se acercan a nuestro país y se ponen cara a cara ante nuestra realidad, todos esos montajes se desmoronan. Ayer mismo una persona que nos visitaba por primera vez nos decía: estoy impresionado, no me imaginaba que los vacos y el País Vasco eran así.

Su análisis de lo que ha pasado con el Museo Guggenheim y la importancia que tiene que los dirigentes políticos tengan criterios claros, y que no se dejen amilanar por una opinión publica que, no nos olvidemos, muchas veces está muy dirigida por los que quieren gobernar desde los periódicos lo que no han podido gobernar a través de las urnas, es simplemente, impresionante. Por lo clara y lo sincera.

Es un artículo son desperdicio. No se lo pierdan.

Nuestro visitante pertenece a la tribu india de los UTE. Ésta es su web, y este su gran sello. Por cierto, no nos negaran que es una curiosa coincidencia que la sede de su gobierno esté en una población que se llama Ignacio.

 GMFUS – 31/10/2012 – USA

Basque Story in Bilbao an Inspiration to Native Americans

t didn’t take long after arriving in Bilbao, Spain before recognizing the beauty of the area. It reminded me of my home back in Colorado with the lush vegetation, rolling hills, and peaks. The comparisons didn’t stop there as I quickly learned about the proud heritage of the Basque region. The Basque language and culture was embedded into everything from public art to local politics. This was very similar to my own Native American heritage, language, and culture. I quickly learned that my tribe could learn a lot from the Basque people about language preservation and how to incorporate it into everyday life. After hearing more about their struggle over time and the big gambles they made for a better future for their people, the power of their example really hit home.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2