El diario austriaco Der Standard publica un artículo de Andrea Schurian en torno a la exposición que el Museo Guggenheim-Bilbao a inaugurado sobre Egon Schiele el gran artista expresionista austriaco.

Tenemos que decir que este artículo nos ha gustado mucho. Nos ha gustado porque el autor escribe con respeto y conocimiento de la ciudad de Bilbao, unas cualidades que, por desgracia, en muchas ocasiones no encontramos. Nuestros lectores habituales saben lo mucho que nos quejamos de que los que escriben sobre Bilbao, la transformación de esta ciudad vasca y su Museo, escriben sin tener el menos conocimiento de lo ocurrido, no ya a lo largo de los últimos siglos, sino en los últimos 20 años en el País Vasco. Desde esa ignorancia transmiten a sus lectores que la transformación de Bilbao se produce por causa de que tuvieron la suerte de que alguien desde los USA decidiera poner una sucursal del Museo Guggenheim Nueva York en una desconocida,  deprimida, arruinada y casi marginal ciudad vasca llamada Bilbao.

Andrea Schurian huye de toda esa tontería y recuerda a sus lectores que Bilbao es una ciudad industrial y de importancia económica desde mucho antes de que, en la década de los 90, un auge arquitectónico impresionante estallara en la ciudad vasca. Después de esa introducción tan certera, habla a sus lectores del autor y su obra. Nos ha atraído mucho la idea que transmite en en la entradilla del artículo y que nosotros hemos usado como título para esta entrada de nuestra web: esta exposición de casi un centenar de trabajos es un regalo de la Albertina de Viena por el cumpleaños del museo vasco.

Sólo podemos decir Eskerri asko por este doble regalo. El de tono del artículo y el de la posibilidad de tener esta exposición en Bilbao.

Der Standard – 17/10/2012 -Austria

Radikale Abkehr vom Diktat der Schönheit

Am 19. Oktober 1997 wurde in der baskischen Stadt Bilbao Frank Gehrys Guggenheim-Museum eröffnet. Als Geburtstagsgeschenk hat Klaus Albrecht Schröder eine Egon-Schiele-Ausstellung mit Werken aus der Wiener Albertina kuratiert. Sogar einen Namen gibt es bereits dafür, nämlich entweder Bilbao-oder Guggenheim-Effekt. Faktum ist, dass das ehemalige Eisenschmiedestädtchen im Norden Spaniens zwar schon lange zu den zehn größten Städten und wichtigeren Industriestandorten zählt. Doch touristisch war Bilbao alles andere als ein Hotspot – bis in den 1990er-Jahren ein atemberaubender Architekturboom in der Baskenstadt ausbrach.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2