Bueno no es ese el titular que usa David Gardner para titular su artículo de opinión en el Financial Times. Él, que es un periodista responsable y con criterio (no como nosotros) lo titula de una forma mucho más medida y más adecuada al extraordinario nivel de la publicación que recoge su artículo: Separatism threatens the future of Spain (El separatismo amenaza el futuro de España).

El artículo tiene todos los elementos para ser considerado un brillante análisis de lo que está pasando en El Reino de España, y más en concreto en las naciones que tiene fagocitadas. Después de leerlo, pensamos que sirve para que alguien que lo lea en el otro extrmeo del mundo entienda que:

  • Algo grave esta pasando en el Reino de España
  • Que ese Reino no es una realidad monolítica, sino que esta formada por realidades diferentes, algunas de las cuales no están muy a gusto.
  • Que esa sensación de desapego viene generada por una situación de maltrato y de intento de ahogar esas diferencias, con el objetivo de formar una nueva realidad que en 1812 bautizaron con el nombre de Nación española.
  • Que hay una voluntad mayoritaria en esas dos naciones de recuperar el control de su futuro.
  • Que ese deseo es un derecho democrático.

Pocas cosas pensamos que tendríamos que corregir en este artículo. La principal es que el intento de ahogar a las naciones catalana y vasca, no es una responsabilidad única del dictador Franco. Desde el final de la Guerra de Sucesión y la promulgación de los Decretos de Nueva Planta, a principios del siglo XVIII, los Países Catalanes peninsulares y Aragón perdieron su libertad. En el caso de los vascos peninsulares esta perdida de su independencia se inicia con la conquista del Reino de Navarra a principios del siglo XVI y se consolida con la eliminación del sistema Foral a lo largo del siglo XIX.

A pesar de el tiempo pasado y los esfuerzos, positivos y represivos (más de los segundos que de los primeros) realizados por las fuerzas que buscaban crear la Nación española homogénea, los vascos y los catalanes (los catalanes y los vascos) han mantenido su voluntad de ser nación, y además han sido capaces de que una parte importante de los emigrantes que acogieron durante sus fuertes procesos de industralización aceptaran (o ellos o sus hijos) como propia la nación que les recibía.

La segunda cosa que tenemos que comentar de ese artículo esta relacionada con la frase:

 For rightwing Spanish nationalists, this dilution of the indissoluble unity of Spain remains anathema

(Para los nacionalistas españoles de derechas, esta dilución de la indisoluble unidad de España sigue siendo un anatema)

Ahí pensamos que el autor del artículo, David Gardner, ha perdido la perspectiva. ¿Por qué lo decimos?. No vamos a profundizar en sesudos análisis. No lo vamos a hacer porque existe un dicho, máxima, refrán, o como lo queramos llamar, que resume perfectamente la razón por la que pensamos que esa frase no es correcta:

Lo más parecido a un español de derechas, es un español de izquierdas

Sabemos que decir eso no es justo, como ocurre con casi todas las generalizaciones. pero es una buena base para explicar qué vemos mal de la frase del David Gardner. No hay que poner etiqueta política a los nacionalistas españoles. Por eso, desde nuestro punto de vista la frase correcta habría sido:

Para los nacionalistas españoles, esta dilución de la indisoluble unidad de España sigue siendo un anatema

Que, reconocerán nuestros lectores, es muy diferente y mucho más cercana a la realidad.

Pero salvando esto, pensamos que este artículo da una visión muy acertada de los principales problemas que ha generado ese loco intento de café para todos, con que se intento diluir la realidad de la existencia de las naciones catalana, vasca y gallega en el Reino de España. Un loco intento que ha dado lugar a un auténtico conglomerado de reinos de taifas, en los que, curiosamente, los reinos de taifas están conformados por la Comunidades autónomas que están siendo gobernados por los partidos defensores de la unidad indisoluble de España.

Por último: resulta muy interesante esa relación Quebec, Escocia, Calaluña, Euskadi que hace el periodista. Eso aleja a los movimientos nacionalistas vasco y catalán de esa idea de balcanización, irracionalidad, o imposición, que algunos quieren transmitir a nivel internacional, con el objetivo de desprestigiar dichos movimientos y convertir a las víctimas de una opresión exterior, en culpables.

Financial Times – 6/9/2012 – Gran Bretaña

Separatism threatens the future of Spain

Canadian regional elections seldom set the international pulse racing but this week’s victory in Quebec of the separatist Parti Québécois was closely watched in Spain, now facing a revival of Basque and Catalan independence demands. These, in turn, are being carefully monitored by the Scottish National party, committed to a referendum in 2014 on Scotland’s future relationship with the UK. By then, the die may be cast in Spain, where separatism has stormed on to the agenda amid the worst crisis of the post-Franco, democratic era. Alongside the eurozone crisis and Spain’s worsening public finances and chronic lack of economic growth and jobs, Madrid looks to be sleepwalking into a constitutional crisis that could lead to the break-up of Spain.

(Sigue)
Traductor de Google. The Financial Times no admite el sistema atomático de traducción de Google. Es necesario cortar el texto y pegarlo en la página del traductor
Recuerden: Es posible que le pidan registrarse para ver el especial. Es gratuito y no tiene como consecuencia ningún tipo de publicidad agresiva o abusiva por e-mail.

 

anuncio-productos-basque-728x85-2