Esa es la conclusión que se puede sacar de la información que publica el portugués Diario de Noticias sobre una nueva entrega del juego Counter Strike, llamado Global Offensive.

En ella se recoge que el Delegado del Gobierno del Reino de España en la Comunidad Autónoma del País Vasco, Sr.  Carlos Urquijo:

afirmou que o videojogo em que o jogador é um membro da ETA é uma humilhação para as vítimas da organização terrorista

(afirmó que el videojuego en que el jugador es un miembro de ETA, es una humillación para las víctimas de la organización terrorista)

Además considera que la empresa que ha realizado el juego ha cometido un error al calificar la organización como separatista.

Después de leer esto sólo podemos sacar las siguientes conclusiones:

  1. Que en Counter Strike (o en otro juego) aparezcan personajes que formen parte de Al Qaeda, no ha sido considerado por el Delegado del Gobierno del Reino de España, y suponemos que por el conjunto de ese Gobierno, como una humillación para las víctimas del 11 M. Lo que indica la capacidad de humillación, o de defensa contra la humillación, de unas y otras víctimas es diferente.
  2. Si considera un error calificar a ETA como Organización Separatista, también considerará un error la obsesión de los diferentes gobiernos del Reino de España y de los diarios españoles, por dejar bien claro que los terroristas de ETA son terroristas vascos. Le preocupará, por tanto, que en ese juego aparezcan terroristas españoles, con lo que significa un desprestigio para su país.

La verdad es que lo que le recomendaríamos al Sr. Urquijo, es que en vez de perseguir juegos en los que aparecen etarras, se preocupe de hacer cumplir la ley con diligencia. Consiguiendo, de paso, aliviar un poco la humillación en la que muchos vascos han tenido que vivir desde 1936 por causa de la rebelión militar. No sólo perdieron sus derechos civiles, sus haciendas, su libertad y su vida, sino que han tenido que vivir durante decenios como culpables de los crímenes que, en realidad, habían cometido sus acusadores, sus sentenciadores, sus carceleros, e incluso sus ejecutores.

Pero es que ahora, a pesar de las leyes, tienen que vivir viendo como sus familiares, asesinados y enterrados, por un régimen criminal, o por aquellos que se encontraban al amparo de dicho régimen; siguen sin tener el adecuado reconocimiento público, sin recibir una petición de perdón por parte de los culpables o de sus herederos; o siguen sin poder recuperar a sus seres queridos diseminados por fosas comunes a lo largo de toda la Euskadi peninsular.

Y por si eso fuera poco, tienen que seguir conviviendo con los monumentos y placas que conmemoran la victoria de los sublevados y de los creadores y mantenedores del régimen antidemocrático, totalitario y opresor. Unos monumentos y placas que no son retiradas porque, da la impresión, los que deberían hacerlo se sienten mucho mucho más cercanos a los, y a lo, que representan dichas placas, que a las víctimas de ese movimiento totalitario.


Podría empezar por esta placa que se puede encontrar hoy en Laguardia en memoria de Luis Rabanera, un militar golpista, que fue el tio-abuelo de Ramón Rabanera, reseñado miembro del PP del Pais Vasco y Ex Diputado General de Araba. Que, por cierto, se negó a colocar un un monolito en honor a los represaliados por el régimen de Franco, tal y como las Juntas Generales habían aprobado, mientras que la placa de su familiar aún está en la fachada de una casa de Araba.

 

Diario de Noticias- 14/8/2012 – Portugal

Governo pede eliminação de videojogo sobre ETA

Carlos Urquijo, delegado do Governo de Madrid no País Basco, afirmou que o videojogo em que o jogador é um membro da ETA é uma humilhação para as vítimas da organização terrorista. O político pediu que o jogo, que considera imoral e um disparate absoluto, não fosse posto à venda.

(Sigue) (Traducción automática)

 

 

anuncio-productos-basque-728x85-2