Lorraine Elliot es la responsable del exitoso blog australiano de comida y viajes Not Quite Nigella, que con una media sonrisa referenciamos en esta entrada.

La cuestión es que Lorraine se ha decidido a presentar a sus lectores, que son muchos, una receta de pollo a la vasca, bien condimentada con Pimiento de Espelette en polvo. Una receta muy sabrosa, pero que es presentada fuera de contexto: las fotos de la elaboración del plato están acompañadas por dos postales de bailores de flamenco.

¡Por Dios! Debería entender nuestra amiga australiana que eso es similar a presentar un plato tradicional de comida australiana acompañado de fotos con aspectos de la cultura de Nueva Guinea Papua. Después de todo, Australia y Nueva Guinea están muy cerca ¿no?.

Un pollo a la vasca y unas fotos de flamenco son incompatibles por numerosas razones. Por cuestiones culturales, históricas, geográficas, gastronómicas,… Además, claro está, de por una muy simple: los pimientos de Espelette se producen en el Pais Vasco Francés, por lo tanto no tienen que ver nada con el flamenco ni por compartir pertenencia al Reino de España.Los productores de los pimientos de Espelette pagan sus impuestos a la República francesa.

No nos cansamos de decirlo. La cocina vasca no es cocina española porque parte de los vascos viven en territorio bajo administración francesa; ni es cocina francesa, porque parte de los vascos viven en territorio bajo administración española. La cocina vasca, una de mas más reconocidas del mundo, es,  simplemente, cocina vasca. Pero ¿Es tan difícil de entender?.

Es mas extraña esta confusión de conceptos y de gastronomías, porque Lorraine Elliot escribió un magnífico post sobre  el Gateau Basque, en el que nos cuenta una comida vasca que pudo disfrutar en mayo de 2010.

Puede que a ella, o a los lectores australianos, este comentario les parezca de poca enjundia y les extrañe que le dediquemos este tiempo y esfuerzo a explicar que  la cocina vasca NO es ni cocina española, ni cocina francesa. Después de todo puede resultarles difícil de entender que haya tantas diferencias entre la cocina vasca y andaluza. Pues, para que lo entiendan, hay las mismas que entre la comida vasca y alemana, o que entre la vasca y la italiana. Ni más ni menos. Es decir, son gastronomías europeas, pero ahí acaba todo parecido. Si quieren, pueden pensar que son las tonterías que tiene un pueblo que lleva, al menos, 15.000 años viviendo en el mismo lugar del planeta tierra, y que quiere mantener su propia personalidad y su identidad.

En todo caso, el plato tiene un aspecto magnífico y seguro que sus lectores australianos van a disfrutar de un pollo hecho al modo vasco. Buen apetito

Not Quite Nigella – 6/6/2012 – Australia

Basque Chicken

Un “pollo a la vasca” a punto de bailar flamenco

I have to tell you that Mr NQN is not your usual smooth talking man. In fact he has a charming awkward appeal about him. For instance, he was trying to pay me a compliment the other day after I had returned from being overseas.

“You know when you’re around, I’m never hungry. But when you left, I couldn’t get full” he said.

“What does that mean?” I asked him.

“It means I missed you. That’s a compliment” he answered smiling broadly.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2