Financial Times siempre nos ha tratado con una gran consideración. no significa que siempre hayamos coincidido con sus opiniones o informaciones, pero si tenemos nos parece que siempre han analizando los diferentes aspectos de nuestra economía y de nuestra sociedad con lo que, a nosotros nos parece, un profundo respeto y consideración.

El diario económico británico nos ha sorprendido con una editorial absolutamente perfecta desde nuestro punto de vista. Por un lado explica cómo la debilidad de ETA y lo absurdo de sus acciones le han llevado a una situación en el que única salida era la que a tomado, impulsada, por no decir forzada, por la rama política de la Izquierda abertzale. El aislamiento institucional y la ilegalización de todas  las agrupaciones políticas que iba creando la IA en los últimos 10 años, ha habían dejado en una posición de debilidad que impendia la realización de su actividad política y reducía de una forma substancial su influencia social.

El calculado camino hacia la Paz se inició con la tregua indefinida de ETA; siguió con la garantía por parte del PNV de que el PSOE iba a tener tiempo de gobierno suficiente como para dar todos los pasos necesarios; continuó con la inevitable legalizacion de la coalición Bildu al cumplir ésta todas las condiciones marcadas por la Ley de Partidos; y finalizó con los previsibles resultados de esta coalición electoral. Estos resultados han dado el respaldo definitivo a los defensores del camino de la lucha institucional y del abandono de la violencia. Así las cosas, a ETA sólo le quedaba declarar el abandono definitivo de las armas, a no ser que quisiera producir una ruptura de la IA en la que ellos quedarían como una organización absolutamente residual, aislada totalmente de la sociedad vasca y condenada a la marginalidad hasta si desaparición.

No ha declarado la disolución, porque, y eso es algo que tal vez Financial Times no ha recogido adecuadamente en su editorial, quedan cuestiones técnicas como la entrega de las armas , o la situación de los presos, que deben ser acordadas. Tony Blair lo dejaba muy claro en su artículo en el New York Times.

En el acertadisimo análisis de esta editorial, Financial Times analiza con brillantez y sentido común cuales son los pasos que debe dar a partir de ahora el Gobierno del Reino de España en concreto y el Estado español en su conjunto.: legalización de Sortu, o tratar con sentido común el asunto de los presos, con medidas como el fin de la (ilegal) dispersión y su acercamiento a cárceles cercanas al País Vasco.

Todo ello quedará en manos, más que previsiblemente, en las manos del Parido Popular. Para el que el diario británico, poco sospechoso de connivencia con el nacionalismo vasco (radical o no) tiene un claro mensaje:

Barring an upset in the looming general election, these challenges will fall to the Partido Popular, whose instinct has always been to be tough on Basque separatism. It should curb this. Eta’s recent manoeuvres are the last twitches of a dying organisation. Only misguided political posturing can bring it back to life.

(Salvo un vuelco en las elecciones generales se avecina, estos retos caerán en el Partido Popular, cuyo instinto ha sido siempre la de ser duros con el separatismo vasco. Debería poner freno a esto. Lo recientes movimientos de ETA son los últimos espasmos de una organización moribunda. Sólo una postura política equivocada puede traerla de vuelta a la vida.)

Brillante, simplemente brillante y lleno de sentido común. Algo que, parece, falta en ciertas cabezas. Como ejemplo, lean los comentarios emitidos por unos patriotas españoles a la editorial.

Financial Times – 24/10/2011 – Gran Bretaña

Twilight falls on Eta’s dirty war

Too many times in its bloody history, Eta’s “permanent” ceasefires have been empty gestures, often breached almost as soon as they were declared. However, the “definitive cessation of military activity” that Eta announced last week is empty for a different reason: after 52 years and 829 killings, the violent Basque separatist group is all but spent.

(Sigue)
Traductor de Google. The Financial Times no admite el sistema atomático de traducción de Google. Es necesario cortar el texto y pegarlo en la página del traductor
Es posible que le pidan registrarse para ver la editorial. Es gratuito y no tiene como consecuencia ningún tipo de publicidad agresiva o abusiva por e-mail.

 

anuncio-productos-basque-728x85-2