Una joven californiana, estudiante de intercambio y de la cuál sólo conocemos su apodo en el blog (The  Lady Nomad) y su población de origen (Fort Bragg- CA), va a pasar los próximos meses en Granada. Pero antes de instalarse en su ciudad de destino, ha decidido hacer un recorrido por diferentes lugares del Reino de España y escribir sus experiencias en un blog. De ese blog les queremos hablar aquí y en concreto de lo que recoge en relación con su paso por Bilbao, que, por lo que parece, será su última escala en su larga travesía camino de la Universidad de Granada, donde permanecerá por un curso.

Llegó a Bilbao desde Santiago de Compostela. Un lugar que, como saben todos los que han pasado por allí, deja en uno, una profunda huella a poco sensible que tengas el espíritu y a poco que te guste disfrutar de la buena gastronomía. Así que Bilbao tenía un duro competidor a la hora de influir en el espíritu de esta joven viajera.

Pues bien, la mayor cuidad vasca lo consiguió una vez más. La verdad es que llegar en plena Aste Nagusia y justo cuando los fuegos artificiales surcaban el aire, habrá ayudado. Lo mismo que tener el hotel frente al Museo Guggenheim, o poder disfrutar de la extraordinaria energía que destila esta ciudad en fiestas. Una energía, la de la ciudad,  que la ha dejado impresionada.

Si duda merece la pena leer su relato sobre su estancia en Bilbao. Por cierto nos alegramos mucho de que le gustara tanto, y esperamos que nos devuelva la visita pronto para conocer mejor este pequeño país, que es mucho mas que Bilbao.

Travelblog – 25/8/2011 – USA

Bilbao

"Todo el Mundo" (Aste nagusia- Bilbao)

 

Electricity—a shock—a sudden burst of raw energy—for me: Bilbao. One step off the bus from Santiago de Compostela and the city’s magnetic atmosphere bewitched me without a moment’s hesitation. The warm rain began to pour as I walked around trying to find the first street off of Google map directions as lighting light up the grey dusk sky, raising the hair on my arms. I walked, asked for directions, walked, asked for directions. An older couple took pity on me and took me to the closest bus stop while chitchatting with me about where I was from and other sorts of small talk. Half way through our conversation my temporary Spanish grandmother stopped mid-sentence, “You understand Catalan really well,” and continued what she had been telling me about the Festival week.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2