Seguro que todos ustedes conocen lo ocurrido. Pero nosotros lo incluimos ya que, ha ocurrido en Pamplona y  ha tenido presencia en varios medios internacionales.

Les resuminos la historia. Hace unos días el Principe heredero de la Corona del Reino de España, visitó Pamplona para presidir algún acto. Al salir de El Baluarte, acompañado del Presidente de la Comunidad Foral y otras autoridades, el Heredero se encontró entre el público que había ido, según palabras de la comentarista del video, a ver lo guapa que iba la Princesa, con algunos republicanos, e hizo algo que, sin duda, ni gusto al servicio de protocolo ni al de seguridad. Se paró a hablar con una  joven (que antes ya había intentado entegrarle una carta) y mantuvo con ella una conversación en torno a la posibilidad de que el Reino de España se convierta en una República.

La verdad es que, en un primer momento, nos sorprendió gratamente esa actitud del Heredero. No es habitual ver a un miembro de la Familia Real dialogando directamente con un ciudadano sobre un aspecto tan substancial de la estructura política del Estado español como el de la Monarquía. Pero eso sólo ha sido al principio, porque en este video hay  cosas que nos han resultado poco comprensibles:

La primera, el coro de defensores que, en una actitud que incluso podría definirse con despectiva con la interlocutora, intentaban apoyar las tesis del Heredero. Bueno, más que apoyar sus tesis, las sobrepasaban. Ya que, mientras que el Principe Felipe aceptaba que cualquier cambio es posible dentro del respeto a los principios democráticos, las voces de sus acompañantes, entre la que nos parece distinguir la del Presidente de la Comunida Foral, afirmaban cosas como que la ciudadanía ya había votado favorablemente a la estructuración del Estado español como una Monarquia parlamentaria, o si ese era el único problema que tenía la joven. Algun medio recoje que el Presidente Sanz afirmó que las dos Repúblicas acabaron como el rosario de la aurora. Esas voces que, con tanto ímpetu defendían a la Monarquía, se olvidaban de dos cosas.

Por un lado, de las muy especiales condiciones en las que se aprobó la Constitución que en la actualidad está vigente en el Reino de España. Pensemos que fue una Transición a un sistema parlamentario desde una dictadura que impuso como una de las condiciones sine quanum para que se diera dicha Transición, que la Constitución configurase al Estado como una Monarquía parlamentaría. Más de 30 años después no parece muy lógico seguir aceptando, como inmutables, las condiciones que puso el dictador.

Cada ciudadano determina de una forma autónoma cuales y en que nivel son los asuntos de la vida pública que le preocupan. No necesitan que ningun cargo politico, electo o no, le diga qué es lo importante o qué no lo es.

Por otro lado, si las dos Repúblicas acabaron como el rosario de la aurora, fue debido, fundamentalmente, a las maniobras de los grupos sociales y políticos que no aceptaban un sistema democrático republicano y que, con el apoyo de amplios sectores del ejército, acabaron con ambas.

La otra cosa que no nos parece comprensible es el modo en el que el Heredero del Trono el Reino de España acaba la conversación. No sabemos si es que, debido a la falta de costrumbre de no ser él el que tiene la última palabra, o a que no está acostumbrado a que su interlocutor mantenga, de forma pública y notoria, una posición contraria a sus tesis, el Principe Felipe acaba la conversación espetando (tercera acepción del Diccionario de la RAE:  tr. coloq. Decir a alguien de palabra o por escrito algo, causándole sorpresa o molestia) a su interlocurtora, que ya ha conseguido su minuto de gloria. Una frase muy poco afortunada si, además, proviene de una persona que tiene como todo mérito para ocupar el puesto que ocupa, el ser hijo de su padre. Ya que, gracias a una ley anticonstitucional como la Ley Sálica, es el Heredero, a pesar de no ser el primogénito del Rey.

Dicho de otra manera, un gesto que podía haberse convertido en un signo de nuevos tiempos en las relaciones entre la Monarquía y sus sudbitos, se ha convertido, gracias al coro que acompañaba al Principe y a la salida de tono final del propio heredero, en un claro ejemplo de que para algunos, aquí todavia hay sudbitos y no ciudadanos.

Por cierto, los navarros, en su momento, sí pudieron votar la Constitución. Pero son la única Comunidad autónoma que está regida por un sistema de gobierno autónomo, el Amejoramiento del Fuero, que no ha sido refrendado por sus ciudadanos.

Por último. ¿No les resulta chocante que muchos medios internacionales que, con toda profusión recogen informaciones poco relevantes de la actividad de los Principes de Asturias, en esta ocasión no hayan dedicado ni una línea a este inusual acontecimiento?

 

Ah! se nos olvidaba, no sabemos si es “plebeya” como afirma el Diario de Tucumán. No hay que olvidar que nuchos vascos son nobles de nacimiento. Y si se mantiene la monarquia hereditaria, es de suponer que también la nobleza de nacimiento de esos vascos. Es lo justo.

Informaçao – 6/6/2011 – Portugal

Jovem aborda Princípe das Astúrias para propor referendo à monarquia


Eis um bonito momento de democracia (monárquica, neste caso), em que o poder desce à rua para conversar com os cidadãos, numa conversa frontal sobre os actuais parâmetros do sistema político, e até mediático, em que ambos estão integrados. E nesta fase de “acampadas” isso pode valer ouro à auto-estima da democracia. Aconteceu em Pamplona, Navarra, e resultou num vídeo que tem feito as delícias no youtube.

(sigue)

————————–

La Gaceta de Tucumán  -6/6/2011 – Argentina

El Príncipe Felipe discutió con una plebeya y causó polémica en YouTube

Una joven española logró quitarle la paciencia al Príncipe Felipe el pasado fin de semana. La activista lo espero a la salida del Palacio Baluarte de Pamplona, donde se llevaba a cabo la celebración de los “Premios Príncipe de Viana”, y le demandó a los gritos un referéndum para abolir la monarquía en España.

(sigue)

————————–

Nueva Alcarria – 6/6/2011 -México

El príncipe y la republicana

Sucedió en Navarra, tierra de gente noble que suele hablar por derecho. Tras presidir un acto oficial en Pamplona, el Príncipe de Asturias se encontró en la calle con una situación no prevista en el protocolo. Una joven se le encaró lanzando una soflama a favor de la República. Con buen tono y sin perder la calma, don Felipe la contestó: “Por mecanismos democráticos todo es posible”. Después, al tiempo que tendía la mano a la joven, añadió la frase que más se ha destacado al narrar el incidente: “Has conseguido un minuto de gloria”. Los tiempos cambian.

(sigue)
anuncio-productos-basque-728x85-2