Ya hablamos de él, aunque de una forma tangencial, aquí, al referirnos a un cocinero vasco frances: Philippe Etchebest. El diario Le figaro, se refería a él como basque bondissant y al investigar la razón de ese apelativo nos encontramos con la historia de este tenista francés.

La conservadora Fundación American Spectator que publica mensualmente un magazine y mantiene una página web con ese nombre, habla de ese tenista vasco y de su historia autenticamente cinematográfica, al hablar de algunos míticos jugadores franceses ganadores del Roland Garros.

Resulta, al menos para nosotros, muy triste que el redactor del artículo, afirme que en el partido Nadal-Andújar, se encontró con una mujer que se definió como vasca y que le hizo, lo que él denomina, casi una apologia de Francisco Franco, mientras que,  por otro lado, desconocía la historia de ese tenista vasco. Eso refleja dos cosas:

Una, que el ser vasco no es una vacuna contra la estupidez. Cómo debió ser la cosa que, incluso una persona que escribe en un medio conservado USA, se sintió consternado por las afirmaciones de este individuo.

La otra, que la división de los vascos en dos Estados se refleja en muchas cosas y el conocimiento de nuestra Historia es una de ellas, incluso en asuntos tan populares para los vascos como el deporte.

En cualquier caso la historia de este vasco, que por cierto jugaba al tenis con una béret basque, no puede dejar de sorprender; combatiente de la Gran Guerra; con una gran formación técnica; un deportista extraordinario; miembro de populista Parti Social Français en la entreguerra; miembro del Gobierno de Petain;  arrestado y deportado porque el Régimen de Vichy les decepciona y se pasa a la Resistencia de De Gaule; participante de campeonatos hasta los 50 años; y muerto con casi 100.

The American Spectator -31/5/2011 – USA

The Weight of the Past

24th June 1935: French tennis player Jean Borotra in action against H Henkel of Germany on centre court at the Wimbledon Lawn Tennis Championships. (Photo by H. Allen/Topical Press Agency/Getty Images)

Politically, the most interesting Musketeer was Jean Borotra, who because of his fantastic net game was known as the bounding Basque. To my dismay, my Basque friend-of-a-day who surprised me by almost making an apology for Francisco Franco during the Nadal-Andujar match the other day, had no idea who he was. This could be because she knew very little about tennis, was merely subbing for a colleague in their tennis coverage, or to the differences in the way Spanish and French Basques remember history and assert their own identity.

(sigue)
anuncio-productos-basque-728x85-2