Este restaurante, escondido a las faldas del Amboto, en un lugar de una belleza extraordinaria, y donde tienes la sensación de que la civilización está muy lejos, mientras rezas por que el baserritarra no vea a tus niños, absolutamente sordo a tus llamadas de atención, corriendo por el borde de una pequeña carretera detras de unas gallinas.

Parece increible que un periodista extranjero, de más allá del Ebro, pueda encontar este rincón, incluso con la ayuda del GPS. Parecerá increible, pero lo encuentran. Lo hizo hace escasos días el experto en gastronomía del The Washington Post,  y hoy nos encontramos con que otra periodista gastronómica, Olivia Riordan, del autraliano Sydney Morning Herald, también ha quedado prendada de las cualidades culinarias de Víctor Arguinzoniz

Sydney Morning Herald – 31 -5-2011- Australia (cosas del huso horario estamos leyendo hoy, el periódico de mañana)

Crackle and hiss of ancient art


EVEN turn by turn, GPS struggles to navigate the unmarked country lanes leading to Etxebarri. Yet the remote location, about 45 minutes’ drive from Bilbao, hasn’t deterred chefs and food lovers from making the journey to Axpe, a farming village of 70 people.

(sigue)
anuncio-productos-basque-728x85-2