Ayer The Washington Post dedicaba un muy amplio artículo en el que se cuenta, desde la propia cocina del restaurante Etxebarri, alguno de los secretos que han hecho de este lugar una de las mecas gastronómicas internacionales más importantes.

Esta claro que el autor del  artículo que publica el diario de la capital de los USA se ha quedado enamorado de la comida del Etxebarri. A Andreas Viestad le ha debido gustar tanto, se ha debido quedar tan impresionado, que en su magnífico artículo se le ha colado un gazapo sobresaliente. Junto al artículo como tal, ha incluido dos recetas, una de carne y otra de chipirones, y en ambas califica la cocina que ha porbado en el Etxebarri, como cocina española. Resulta extremadamente curioso que pudiendo disfrutar de la mesa y de la visita a la cocina de uno de los tempos de la cocina vasca (una de las gastronomías líderes y más prestigiosas del mundo) el autor del artículo haya acabando adjetivándola como española.

Ustedes recordarán el Síndrome de Stendhal (también denominado Síndrome de Florencia) que wikipedia lo define como una enfermedad psicosomática que causa un elevado ritmo cardíaco, vértigo, confusión e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a obras de arte, especialmente cuando éstas son particularmente bellas. Pues bien, igual, podriamos definir  una variante a la que podríamos llamar Síndrome de Viestad (o Síndrome de Axpe) referido a aquelos casos en los que se dan esos mismos síntomas entre comensales que se encuentran expuestos a una gastronómia de gran nivel. En este caso, los síntomas de confusión son claros, al transmutar cocina vasca, por cocina española.

Pero Síndromes de Viestad aparte, estamos seguros que el artículo ha sido uno de los que más atención a atraido entre los lectores de este diario y que, el Asador Etxebarri va a recibir un considerable número de esos lectores en los próximos tiempos.

The Washington Post -24/5/2011 – USA

It’s simple: Fire plus food equals deliciousness

Axpe

In 2008, a humble Basque restaurant that few had heard of, with a name few could pronounce and a chef who is not even a trained cook, ended up on Restaurant Magazine’s list of the 50 best restaurants in the world.

(sigue)
anuncio-productos-basque-728x85-2