Javier Cercas, el escritor, publica un artículo en el diario británico The Guardian, sobre ETA, su posible desaparición, el Proceso de Paz, el papel de las victimas del terroismo de ETA,y muchas cosas más que se encuentran intimamente entrelazadas desde hace demasiado tiempo.

Hemos leido el artículo con atención e interés. Nuestra impresión es que el autor busca dar una visión equilibrada del problema ante el que nos encontramos los vascos (algunos políticos podrían llegar a acusarle de “equidistante”). Además es claro que el artículo ha levantado un amplio interés, visto el número de comentarios que ha generado.

En todo caso y sin entrar a analizar los detalles hay dos asuntos que nos han llamado mucho la atención y ambas cosas estan en la misma frase:

It’s practically the last terrorist group in Europe, a splinter group that demands at gunpoint the independence it cannot achieve through the ballot box – and what’s more, demands it for the Basque country, one of the most privileged territories of the continent, with extremely broad political, economic and administrative autonomy.

(Es prácticamente el último grupo terrorista  en Europa, un grupo disidente que exige a punta de pistola la independencia no se puede lograr a través de las urnas – y lo que es más, la exige que para el País Vasco , uno de los privilegiados territorios mayor parte del continente, con una muy amplia autonomía política, económica y administrativa.)

El primero, es que califica al País Vasco de un territorio privilegiado. Los vascos de la CAPV o de Navarra (porque suponemos que al hablar del Basque Country el señor Cercas se refiera a ambas comunidades autónomas que tienen, en lo básico, las mismas formas de gobierno), no tenemos privilegios. Nuestra forma de autogobierno limitado, no es otra cosa que la proyección práctica de una parte de nuestros Derechos Históricos que como pueblo nos pertenencen y que nos fueron arrebatados por la fuerza de las armas. Es más, la propia Constitución del Reino de España recconoce en su Adicional primera, la existencia de esos Derechos Históricos . Es decir, reconoce la existencia de unos derechos colectivos previos a la propia Constitución. Hay que tener mucho cuidado con las palabras, que las carga el diablo.

El segundo asunto, es que nadie ha intentado conseguir por las armas lo que no ha conseguido en las urnas. Primero, porque  por las armas no se consigue nada bueno. Pero obviando este principio básico y fijándonos en el literal de la frase, la cuestión pasa porque nunca se ha preguntado en las urnas nada sobre la independencia del País Vasco. Dificilmente se puede votar sí o no a algo sobre lo que no se pregunta. Y ese es el nudo gordiano de todo el problema vasco.

ETA ha querido sacar la espada y deshacerlo de una estocada. Sin darse cuenta que eso era imposible. La violencia de un pequeño grupo no puede cambiar el status quo del Reino de España. Está demostrado que, para eso, hace falta un ejercito pagado por todos los ciudadanos que se rebele contra las autoridades elegidas por el Pueblo. Eso sí es capaz de doblegar a la voluntad de los demócratas españoles. Aunque eso sí, cuando los etarras morian y mataban durante la dictadura de Franco, los “demócratas” que estaban agazapados sin mover un dedo por la libertad, los aplaudian (muy em bajito no sea que les oyese la policía franquista) Ahora, aquellos que aplaudian escondidos en sus casas, se han unido a los que les perseguían, para poner en el mismo montón a todos los asesinados por la banda terrorista ETA. Parece que opinan que cuanto más asesinados contabilicen más razón tienen. No se dan cuenta que ETA pierde toda su legitimidad solo con sus amenazas.

Hay muchos matices para analizar en el artículo, pero en cualquier caso, sorprende la amplitud de perspectiva con que se analiza el problema de ETA y su posible solución. Aunque, pensamos, ya para acabar, que Javier Cercas no ha escuchado con suficiente atención. Los movimientos de los últimos años de partes cada vez más amplias de la izquierda abertzale, culminados en la presentación de Sortu, son gritos lanzados por la mayoria de los miembros de esa corriente política a ETA, para que lo dejen ya. ETA lo está entendiendo muy bien y creo que los políticos vascos que no tienen los oidos cerrados a lo que se dice en este país, también lo están oyendo.

Pero como dice Javier Cercas, qué fácil es coger un arma, pero qué difícil es dejarla. Sobre todo si dejarla es reconocer que la violencia y el dolor que has generado no tenía ningún sentido. Eso nunca es facil.

The Guardian -29/3/2011 – Gran Bretaña

Eta, Spain’s ferocious anachronism

Supporters at a 2009 rally in Bilbao for imprisoned members of Basque group Eta. Photograph: Alvaro Barrientos/AP

One of the questions I’m asked when travelling abroad is what remains of Franco’s Spain today. My answer is: our splendid tradition of intolerance and the organisation Eta, which is the most visible manifestation of our splendid tradition of intolerance. (sigue)

Traducción automática de Google
anuncio-productos-basque-728x85-2