Desde 2016 y por decisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, el 11 de febrero es el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia.

En su resolución de  22 de diciembre de 2015 la ONU «Invita a todos los Estados Miembros, todas las organizaciones y los órganos del sistema de las Naciones Unidas y otras organizaciones internacionales y regionales, el sector privado y el mundo académico, así como a la sociedad civil, incluidas las organizaciones no gubernamentales y los particulares, a que celebren el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia de manera apropiada..

Nosotros somos una parte de la sociedad civil, aunque sea pequeña, y queremos colaborar en el encargo que la ONU nos hace a todos en esa resolución:

«promover la participación plena y en condiciones de igualdad de las mujeres y las niñas en la educación, la capacitación, el empleo y los procesos de adopción de decisiones en la ciencia, eliminar toda forma de discriminación contra la mujer, incluso en las esferas de la educación y el empleo…»

Lo queremos hacer recordado tres artículos de publicados en nuestro blog en los que mujeres científicas, que mantienen una relación profunda con nuestro país, tienen un papel protagonista.

En el primero, conoceremos a Rebeca y Guillermina Uribe Bone, dos mujeres vasco-descendientes que fueron pioneras de la ingeniería en Colombia.

En el segundo, recordaremos a  Selma Huxley, la investigadora anglo-canadiense que dio a conocer al mundo la epopeya de los marinos vascos  del siglo XVI en las costas del actual Canada.

En el tercero, recordaremos a Magda Sagarzazu. Una vasca, de Hondarribia, que ha dedicado una importante parte de su vida a trabajar en la conservación de la cultura gaélica en la pequeña isla escocesa de Canna.

Tres campos diferentes, con cuatro mujeres de diferentes orígenes, y que tienen en común dos cosas: su esfuerzo y su compromiso con la ciencia, y su conexión con la sociedad vasca. Pero que son, sobre todo, un modelo y una inspiración para todas las niñas y mujeres, pero también para los niños y hombres.

La Ciencia no debería tener más barreras que las que día a día rompen las mujeres y hombres que con su trabajo amplían los límites de nuestro conocimiento. Dejar a la mitad de la sociedad alejada de este empeño, es perder la oportunidad de avanzar más, mejor, y con visiones y perspectivas diferentes en la carrera del conocimiento. Una carrera que es la única que nos puede hacer mejores.

El origen vasco de las dos pioneras de la ingeniería en Colombia

Selma Huxley. La mujer que mostró al mundo la epopeya de los balleneros vascos

In Memoriam. Magda Sagarzazu, la vasca que se dedicó a conservar la cultura gaélica. La Guardiana de la Llama