bebasquetalentnetwork.eus

Hoy se ha aprobado en el Parlamento del Reino de España una renovación del concierto Económico de la Comunidad Autónoma del País Vasco que implica la concertación de tres nuevos impuestos de reciente creación: la ‘tasa Tobin’, la ‘tasa Google’ y el ‘IVA OSS’. El objetivo de esta actualización en el texto legal es que sean recaudados por las haciendas vascas en coherencias con sus competencias.

Una modificación de esta ley que, como en ocasiones anteriores, se vota en el Congreso en lectura única y sin posibilidad de enmiendas. Como corresponde a un proyecto de ley nacido  de un acuerdo entre partes que negocian en una situación de igualdad. Porque, aunque a algunos se les atragante por su vision reduccionista de los que es el Estado, en éste hay cuatro haciendas integrales.

En breve se hará lo mismo con el Convenio Económico que regulan las relaciones financieras y tributarias entre la Comunidad Foral de Navarra y el Estado español.

Como siempre que pasa esto, tendremos que escuchar los típicos slogans vacíos de contenido y llenos de falsedades de los jacobinos nacionalistas españoles.

Por eso, recuperamos un artículo que escribimos hace ya seis años, pero que, por desgracia, no pierde actualidad. Porque todavía hay muchos que no aceptan que en el Reino de España hay cinco haciendas. algo que lo refrenda la historia, La Constitución, La Unión Europea y, lo que es más importante, la mayoría aplastantes de los ciudadanos vascos.

Ni somos insolidarios, ni unos privilegiados. Somos lo que hemos sido desde hace siglos y lo que hemos sido capaces de conservar a pesar de todos los intentos de acabar con nuestro autogobierno. El Concierto y El convenio son la más clara muestra de esa capacidad de autogobierno, de soberanía, que hemos conseguido mantener los vascos peninsulares.

Somos mayores de edad, y si otros territorios quieren lo mismo, pueden probar. Nos encantaría que lo fuesen.

Aquí está lo que escribimos hace ya unos años y que, como decimos, sigue totalmente vigente

Mentiras y falsedades sobre el Concierto y el Convenio Económico. Y dos lugares para aprender