Esta entrega de la serie que estamos publicando sobre el bicentenario de las independencias americanas , está dedicada la República de Chile. Para tratar este capítulo de nuestra serie contamos con la colaboración de Pedro Oyanguren, un vasco- chileno al que los más de 125 años de presencia de su familia en aquellas tierras no ha desgastado, ni un poco, su conexión con su patria de origen.

Para comprobarlo, sólo hay que introducir su nombre en un buscador de internet y descubrir todo lo que ha trabajado por la difusión de “lo vasco”, y en concreto de la presencia e influencia de los vascos en aquella república americana. Esa nación sudamericana de la que Miguel de Unamuno llegó a decir: «Solo dos cosas de índole universal han hecho los vascos: La creación de la Compañía de Jesús por mérito de Iñigo de Loyola y la República de Chile por los vascos».

Además, y por si eso no fuera suficiente, hay una conexión muy especial de este vasco de Chile con esta serie. Como indicamos al final de cada entrega, se trata de un proyecto de la Asociación Euskadi Munduan,  Limako Arantzazu Euzko Etxea, la Hermandad de Nuestra Señora de Aránzazu de Lima, y el Fondo Editorial de la Revista Oiga.

Pues bien. Pedro Oyanguren fue una pieza clave que ayudó de una forma estratégica a que los miembros de la Hermandad de Nuestra Señora de Aránzazu de Lima pudieran celebrar de la mejor manera posible sus 400 años, como ya contábamos en el artículo que dedicamos a recordar esa efeméride.

Euzko Etxea de Santiago de Chile
Euzko Etxea de Santiago de Chile

En aquel momento era director en la Euzko Etxea de Santiago de Chile y su apoyo, y a través de él el apoyo de la Euzko Etxea, fueron fundamentales. Ellos hicieron entrega del retoño del Árbol de Gernika que con motivo de esa efeméride se plantó en Lima, y ellos hicieron entrega de la Ikurriña que presidió, junto con la bandera de Perú, los actos de aquella celebración. Una Ikurriña que sigue en Lima y que preside los actos de la Hermandad y de Limako Arantzazu Euzko Etxea. Y eso es solo son una muestra, la más evidente pero solo una muestra, del apoyo que esos vascos de Lima recibieron de los vascos de Santiago de Chile, porque el apoyo y la colaboración fue mucho más extensa y mucho más profunda.

Después de todo, los vascos de la Euzko Etxea de Santiago de Chile son los herederos naturales de aquella cofradía de Nuestra Señora de Aránzazu de Santiago de Chile, que el propio Oyanguren cita en su texto de presentación. Una cofradía que estuvo íntimamente conectada con la Hermandad de Nuestra Señora de Aránzazu de Lima. Porque, como ya hemos comentado en más ocasiones, aquellas cofradías y hermandades que los vascos crearon a lo largo de toda América, formaron una red de apoyo y colaboración. Guiadas por un espíritu de hermandad entre vascos, que aún se mantiene vivo.

Compartimos el artículo que nos ha hecho llegar para esa serie, y dos libros sobre los vascos de Chile de los que el propio Pedro Oyanguren ha sido editor.

El primero de ellos es Vascos en Chile 1520-2005. Euzko Etxea de Santiago. Publicado en 2007 y que está disponible en la web de Eusko Ikaskuntza.

El segundo, forma parte de la Colección Urazandi, de la que tanto hemos hablado, y que fue impulsada por Josu Legarreta (otro «conocido» de este blog). Esta colección dedica su volumen Nº 20 a los vasos de Chile y  a la Euzko Etxea de Santiago.

Ambos volúmenes se incluyen, en formato PDF, al final de este artículo


Vascos y la Independencia de Chile: La historia se entreteje

Pedro Oyanguren C. – Euzko Etxea de Santiago

Se cumplen ya 500 años desde que un vasco, Sebastián Elcano, conociera los montes y los mares de un lugar llamado Chile (1520). Faltarían aún veinte años (1540) para que llegara a estas tierras la expedición española encabezada por Don Pedro de Valdivia y comenzara así la colonización de este país.

En el contingente venían extremeños, como Don Pedro, y de otros lugares de la península. Fácilmente reconocibles por sus apellidos, los vascos representaron un 10% o 12 %; los que de allí adelante, a través de los siglos, continuaron viniendo por diversos motivos. Esto marcaría, desde un principio, a la sociedad de este nuevo país.

En aquella época ni siquiera se les pasaba por la cabeza la independencia; estaba todo por hacer. Sin embargo, en Perú, otro vasco nacido en Araoz, Oñati (1515-1561), Lope de Aguirre, es el primero en hablar de ella en sus cartas al rey Felipe II, durante su viaje por el Amazonas en la búsqueda del anhelado Dorado. Acompañado de sus marañones, llegando a Venezuela, muere y deja a su paso un reguero de muerte y crea sin querer su propia leyenda.

En Chile, solo a principios del siglo XIX comienzan los primeros movimientos por desligarse del reino. El 18 de septiembre de 1810, fecha en la que hoy se conmemora el inicio de la Independencia del país, tuvo en su origen otros fines. El Gobernador de aquella época, Don Mateo de Toro y Zambrano, llamó a un cabildo abierto con el objetivo de apoyar al rey Fernando VII que había abdicado forzado por Napoleón. Sin embargo, los juntistas tenían otras motivaciones y al grito de “Junta queremos” podrían la semilla que lograría la anhelada soberanía, ocho años después y luego de varias batallas.

Primera Junta del Gobierno de Chile (1810)
Primera Junta del Gobierno de Chile (1810)

De aquel cabildo, además de reconocer que funcionó de forma democrática, incluso se apoyó al rey en su difícil situación, llama la atención la gran cantidad de apellidos vascos de entre quienes lo componen. En el listado no encontramos nombres de los naturales de estas tierras, por lo que se podría conjeturar si lo sucedido posteriormente fue una guerra de independencia, una guerra civil o ambas.

Es en esta misma época donde se marca el fin de la Cofradía de Arantzazu. En investigaciones de los historiadores Roberto Hernández y Julen Salazar, podemos encontrar a distintos personajes y ver claramente cómo permean y entrelazan la historia de Chile y Euzkadi.

La Iglesia y Convento de San Francisco de Santiago de Chile, sede de la Cofradía de Aránzazu en esa ciudad
La Iglesia y Convento de San Francisco de Santiago de Chile, sede de la Cofradía de Aránzazu en esa ciudad

Un ejemplo. Pedro de Chopitea Aurrecoechea- padre de Dorotea (1) y connotado miembro de la Cofradía de Arantzazu en Santiago – luchó por las fuerzas realistas en la Batalla de Chacabuco (1817), hecho que dio término en Chile al período de la Reconquista. En aquel combate, su comandante era Rafael Maroto Isems, el mismo que años más tarde comandaría las fuerzas Carlistas de la primera guerra y uno de los firmantes, junto a Espartero, del Convenio o Abrazo de Vergara (lo que significó la primera pérdida de los fueros vascos). Maroto finalmente regresaría a Chile a su hacienda en Concón y muere en la ciudad de Valparaíso, en 1853.

A pesar de haber sido el gran perdedor, tanto en el País Vasco como en Chile, y de ser considerado como un “enemigo” en este país; en 1918 sus restos fueron trasladados al Mausoleo del Ejército Chileno, como un último homenaje… cosa, creo, totalmente atípica, pero muy significativa.


  1. Pedro Nicolás de Chopitea Aurrecoechea —primo hermano del prócer chileno José Miguel Carrera —. Su hija Dorotea fue declarada Venerable por el papa Juan Pablo II el 9 de junio de 1983.

Libro: Vascos en Chile. Euzko Etxea de Santiago

Desde 1985 se ha ido recopilado la información disponible en Euzko Etxea de ; Santiago sobre la presencia vasca en Chile. El presente trabajo nace con el objetivo de dejar constancia del riquísimo material obtenido durante todos estos años. Para ello se realizó una minuciosa selección de los cientos de textos y artículos publicados para resumir, de una u otra forma, el origen de esta casa vasca, su historia y su aporte a la diáspora. Pinceladas a veces, aparentemente inconexas, pero su conjunto, nos da la visión de diferentes situaciones y épocas. Con estos personajes vascos y sus descendientes se llega desde la época de la Conquista, a la Colonia, la Independencia, la República y a la época actual. Son huellas seguibles que tras cuatrocientos ochenta y cinco años de historia nos dejaron los vascos en éste país.

Vascos en Chile 1520-2005 Euzko Etxea de Santiago

Libro: Vascos en Chile. 1520-2005 Euzko Etxea de Santiago

La presente obra de investigación sobre la historia de la presencia vasca en Santiago de Chile, realizada por sus autores desde sendas perspectivas específicas, aporta nuevas informaciones sobre la importancia de la historia de la emigración vasca a América. En el caso específico que nos atañe, los autores nos muestran los resultados de sus investigaciones sobre los flujos emigratorios vascos a este gran país y los pasos que dieron desde el inicio para crear su propio sistema organizativo de apoyo mutuo y difusión de la cultura vasca…

Urazandi 20 Euzko etxea de Santiago de Chile

La serie bicentenario de las independencias americanas, en un proyecto de La Asociación Euskadi Munduan,  Limako Arantzazu Euzko Etxea, la Hermandad de Nuestra Señora de Aránzazu de Lima, y el Fondo Editorial de la Revista Oiga.