«El asombroso renacimiento del euskera en Francia». Así se titulaba el editorial que el diario francés L’Express publicaba el pasado mes de febrero y que está firmado por su redactor jefe, Michel Feltin-Palas. Un periodista especializado en las «regiones francesas»  que mantiene una admirable posición de defensa de las lenguas minoritarias/minorizadas en Francia.

Este artículo, que recogemos por su interés, nos ofrece un interesante análisis de la buena evolución del euskera en el País Vasco continental, y las razones que explican esta mejoría. Que aún es insuficiente, pero que es evidente.

No deja de alegrarnos, y en alguna medida sorprendernos, que un diario francés, publicado en París, tome posición en favor de los idiomas que se hablan en la República francesa y que no son el francés.

Su análisis, basado en el estudio y los datos del libro «La nouvelle politique linguistique au Pays basque» de Eguzki Urteaga (Editions L’Harmattan), nos presenta una situación de mejoría del euskera en su propio territorio natural en este caso el País Vasco continental. Un proceso en el que tiene que ver, estamos seguros, la recuperación de esta lengua que se está produciendo en el País Vasco peninsular gracias al proceso de recuperación del autogobierno que se ha dado en los últimos 40 años.

Poco antes, el propio Feltin-Palas analizaba la situación del bretón, que no parece vivir una situación similar al euskera. sino que su situación es más delicada, sobre todo si lo comparamos con la evolución del galés, una lengua hermana.

El proyecto de construcción del estado-nación en Francia nacido de la Revolución francesa, tuvo como uno de sus ejes básicos la instauración del francés como lengua única de los «franceses» a costa de la eliminación de los ˜dialectos regionales«. Incrementando la presión a la que el francés, «la lengua del rey« ya aplicaba anteriormente sobre el resto de los idiomas del reino. Ya hemos recogido en alguna ocasión un par de citas en relación con el uso de otras lenguas que no fueran en francés en la recién instaurada República Francesa.

Grégorie y Barère. Ellos en sus informes a los nuevos gobernantes de Francia consideraban  el euskera como “un idioma de personas proclives al fanatismo y un obstáculo para la propagación de las luces“.

Barère, jacobino, en 1794 advertía a la Convención Nacional: “¡Ciudadano! El lenguaje de un pueblo libre debe de ser el mismo para todos. Hemos visto cómo el dialecto bretón (sic), el dialecto que se llama vasco (sic), y las lenguas alemanas e italianas perpetúan el dominio del fanatismo y la superstición, que apoyan el mando de los sacerdotes y los aristócratas  favorecen a los enemigos de Francia…Es una traición contra la patria dejar a los ciudadanos en la ignorancia del idioma nacional”.

Según el propio Grégoire, sobre 8 millones de “franceses”-uno de cada cuatro- cometían el delito de no saber francés y se expresaban en 30 variedades lingüísticas sobre una población de 29 millones -el país más poblado de Europa-: “Ni en Europa ni en ninguna parte del globo que yo sepa sucede que la lengua nacional no sea universalmente usada por la nación. Francia tiene en su seno quizás 8 millones de personas, de las cuales algunas apenas pueden balbucear unas palabras mal dichas en nuestro idioma: los otros lo ignoran completamente”, por lo que proponía directamente el “aniquilamiento de las lengua locales”. Para imponer el francés la mejor arma era la educación, y así, Barère propuso nombrar un instructor de la lengua francesa para cada pueblo que enseñase las leyes, los decretos y los mandatos de la Convención.

Un modelo que pocos años después adoptaría el estado-nación español, creado a partir de la Constitución de Cadiz de 1812.

Por suerte, para la cultura y para la diversidad, las lenguas minoritarias han sido capaces de sobrevivir a pesar de las presiones y las persecuciones a las que han sido sometidas. Y viven, por lo menos en algunos casos, una época de relativa recuperación.

Les dejamos los dos artículos publicados en L’Express. El referido al euskera y el referido al Bretón.

L’Express – 11/2/2020 – Francia

L’incroyable renouveau de la langue basque en France

Ces diables de Basques ne feront donc jamais rien comme tout le monde ? Aussi incroyable que cela paraisse, l’euskara gagne en effet des locuteurs en France, et ce alors que toutes les autres langues minoritaires de métropole semblent en déclin. Il y a là un mystère sur lequel s’est penché le sociologue Eguzki Urteaga (1), dont il vaut mieux ne pas même essayer de prononcer le nom (ou alors ne mentez pas : vous êtes bascophone).

(Sigue) (Traducción automática)

L’Express – 12/11/2019 – Francia

Les langues régionales sont-elles victimes de la “modernité” ?

Ces diables de Basques ne feront donc jamais rien comme tout le monde ? Aussi incroyable que cela paraisse, l’euskara gagne en effet des locuteurs en France, et ce alors que toutes les autres langues minoritaires de métropole semblent en déclin. Il y a là un mystère sur lequel s’est penché le sociologue Eguzki Urteaga (1), dont il vaut mieux ne pas même essayer de prononcer le nom (ou alors ne mentez pas : vous êtes bascophone).

(Sigue) (Traducción automática)

Des manifestants en faveur des écoles en langue basque à Ciboure le 8 novembre 2014 afp.com/Iroz Gaizka
Des manifestants en faveur des écoles en langue basque à Ciboure le 8 novembre 2014 afp.com/Iroz Gaizka