Hacía mucho tiempo que teníamos ganas de escribir una entrada dedicada al labortano Rene Cassin (Baiona, 1887 – París 1976). Una figura de gigante, que tiene un papel fundamental en la lucha contra el fascismo y en la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Pero también la tiene en la Historia de los Vascos, y no por la razón exclusiva de que naciera en Baiona.

Hoy, el día en que se conmemora la firma de esa Declaración por la Asamblea General de las Naciones Unidas un 10 de diciembre de 1948 en París. Nos parece un momento perfecto.

De Rene Cassin se nos recuerda siempre que es francés y judío. Ocultando u obviando, su lugar de nacimiento y la historia de su familia. Algo parecido a lo que ocurre con otros muchos vascos de los que se esconde su origen nacional para atribuirles (incluso equivocadamente como a Benjamin de Tudela, el navarro de etnia judía) una nacionalidad de más interés para los autores de los cronicones encargados de crear las naciones francesa y española.

La familia de este labortano vivió en Baiona durante muchos tiempo, puede que desde que llegaran expulsados del Reino de Navarra. Muchos de los judíos que vivían en este reino, al ser expulsados se dirigieron hacia el norte, con seguridad camino de Burdeos. Al pasar por la zona de Baiona muchos de ellos decidieron instalarse en la zona. Posiblemente por razón de la semejanza de costumbres y de lengua (el euskera) que había en Navarra y en Lapurdi.

Activo defensor de la democracia y declarado antifascista, en julio de 1940 se unió a la resistencia en Londres haciendo caso al llamamiento del general De Gaulle en contra de los nazis y a favor de la liberación de Francia. Fue miembro del gobierno de la Francia libre y en 1944 fue nombrado vicepresidente del Consejo de Estado. Mientras tanto muchos de sus familiares fueron asesinados por ser judíos.

Como miembro de este gobierno de la Francia Libre es como este vasco de Iparralde es uno de los firmante del primer acuerdo internacional en euskera, y el primer documento en el que el gobierno de la Francia libre y una institución representante de los vascos, El Consejo Nacional Vasco de Londres. firman un acuerdo entre iguales, el Pacto Franco-Vasco.

Como nos recuerdan en la web dedicada a La Marina de Guerra Auxiliar de Euzkadi dentro de Gipuzkoakultura:

El 17 de mayo de 1941, a las 4,30 de la tarde, tuvo lugar la firma del documento en la sede del Consejo Francés, en Carlton Gardens, número 4. Por Francia estaban presentes René Cassin, Maurice Dejean, el comandante Escarrá y Elene de la Souchère y por el Consejo vasco, Jose Ignacio de Lizaso y Angel Gondra. El Acuerdo fue suscrito por Cassin y Lizaso. Se hicieron copias en francés, castellano y euskera.

El pacto tenía en sí mismo una gran importancia histórica puesto que, por primera vez, una autoridad francesa reconocía a un organismo representativo del pueblo vasco la categoría de entidad de derecho público. Por otra parte, se trataba del primer acuerdo internacional suscrito en euskera. Como curiosidad cabría añadir que ambos firmantes eran vascos, pues René Cassin –futuro premio Nobel de la Paz era natural de Bayona

Una firma en la que el General de Gaulle tuvo un papel protagonista. Ya hemos hablado de cómo el que seria presidente de la República Francesa homenajeo a los vascos del Batallón Gernika en 1945 tras la liberación de Point de Grave:

El domingo 22 de abril de 1945, el general de Gaulle aterrizaba en el aeródromo de Grayan, acompañado por el comandante de las Fuerzas Francesas del Oeste, el general de Larminat; se trasladó al puesto de mando del coronel de Milleret y pasó revista a las tropas; se detuvo ante la bandera vasca y saludó largamente; declaró poco después a Kepa Ordoki: «Comandante, Francia nunca olvidará los esfuerzos y los sacrificios realizados por los vascos para la liberación de nuestra tierra». Doce cruces de guerra recompensaron los combatientes vascos. 

En el caso de la firma de este acuerdo franco-vasco, también tuvo unas palabras llenas de simbolismo. Porque el acuerdo se ratificó a través de sendos telegramas intercambiados ente Manuel de Irujo y el general de Gaulle:

 El 26 de mayo, Irujo se lo enviaba a De Gaulle, que por entonces estaba en El Cairo, y el 30 de mayo De Gaulle contestaba con otro telegrama dirigido a Irujo, señalando que “la colaboración de nuestros dos pueblos es un elemento importante en la lucha contra el enemigo común y para el triunfo de las libertades nacionales en el mundo”. Simultáneamente, los días 27 y 28 de mayo, se puso en conocimiento del Foreign Office y de la Embajada norteamericana la firma del Acuerdo y su contenido.

Cierto es  también que, una vez vencido el enemigo común, los gobernantes franceses (y los británicos, y los de USA) se olvidaron de todo el esfuerzo y la colaboración prestada por los vascos republicanos y les dejaron más de 30 años bajo el control del criminal Francisco Franco.

Pero en un día como hoy, un 10 de diciembre es bueno recordar que un vasco de Iparralde es el padre de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y que participó activamente en la firma del primer acuerdo internacional en euskera de la historia. Resulta muy simbólico que ese acuerdo internacional lo firmaran dos vascos, uno representando a un gobierno vasco y otro a un gobierno de Francia. Dos gobiernos en el exilio que luchaban por sobrevivir al totalitarismo.

Desde 2003 el Gobierno Vasco otorga un premio anual que lleva el nombre de este vasco universal coincidiendo este día.  Este año se ha entregado a La plataforma vasca para la querella contra los crímenes del franquismo .

Biografía de Rene Cassin

Marina Vasca (Gipuzkoakultura) –    – Euskadi

ORIGENES Y CREACION DEL CONSEJO NACIONAL DE EUZKADI

En mayo de 1940, el Gobierno Vasco en el exilio tenía su sede en París. La invasión alemana de Francia tuvo para él repercusiones muy importantes. Por una parte, el lehendakari José Antonio Agirre desaparecería al quedar atrapado en Bélgica y habría de pasar más de un año hasta que volviera a reaparecer, después de escapar a América. Por otra parte, los consejeros del Gobierno tuvieron que pasar a la clandestinidad en Francia y los que finalmente pudieron salir de allí llegarían a América después que lo hiciera el propio presidente. La sede de París sería ocupada por los alemanes y entregada después al Gobierno franquista.

(Sigue)

23 octobre 1941. René Cassin, commissaire à la Justice et à l’Instruction publique, au quartier général de la France Libre à Londres.
23 octobre 1941. René Cassin, commissaire à la Justice et à l’Instruction publique, au quartier général de la France Libre à Londres.
anuncio-productos-basque-728x85-2