El diario norteamericano East Oregonian publican hoy el obituario  de Mario Zubiria, un vasco que llegó a los USA desde Muskiz para buscar una vida mejor, y acabó convirtiéndose en la referencia gastronómica de las decenas de miles de aficionados al rodeo que cada año se acercan al Pendleton Round-Up.

La historia de este vasco es la misma que la de otros muchos miles de sus compatriotas que fueron a los USA a buscar un futuro mejor, huyendo de la pobreza, las crisis económicas, las guerras, el servicio militar obligatorio o la dictadura de Franco.

Llegó a finales de los años ’50 del pasado siglo, para trabajar de pastor de ovejas. Pero como muchos vascos le gustaba cocinar y, además, lo hacia muy bien en un estilo que en los USA es un éxito: la brasa.

Desde mediados de los años ’80, se convirtió en una autentica referencia culinaria para los habitantes del noreste de Oregon, donde se encuentra la ciudad de Pendleton, donde se asentó, y, como decíamos antes, para las decenas de miles de aficionados que se acercan a su rodeo anual.

Ya lo decía H-D. Miller es el director del Departamento de Historia, Política y Filosofía en la Universidad de Lipscomb en Nashville, Tennessee:  Basque-American: The Authentic Cuisine of the Intermountain West

También tuvo una intensa actividad dentro de la colectividad vasca de esa zona de los USA. Es famosa su participación, como cocinero, en la annual Fourth of July Basque barbecue in Ukiah. Algo que incluso se recoge en el libro A Travel Guide to Basque America: Families, Feasts, and Festivals de Nancy Zubiri.

Sus hijos y nietos son los continuadores del negocio y conocedores de los ingredientes secretos que hacen de su producto algo único. Ellos garantizarán que la huella de este vasco de Muskiz siga bien definida en esa parte de los USA.

Buen cocinero, contador de historias, cantante de poderosa voz siempre dispuesto a entonar canciones de su tierra, buen amigo, serio, trabajador, cocinando con una camisa blanca y un pañuelo rojo al cuello,… nos  ha dejado un vasco de raza.

Goian Bego

 

East Oregonian – 379/2015 – USA

Mario Zubiria leaves flavorful legacy

Mario Zubiria’s legacy includes the garlic-laden aroma of barbecued lamb that wafts through the air during the Pendleton Round-Up. Zubiria, who died Friday at 86 after battling Parkinson’s disease, started selling lamb to the rodeo crowd in 1984. Son Tony Zubiria began running the family business, Mario’s Basque BarB-Q, when Mario retired several years ago.

(Sigue) (Traducción automática)

 

anuncio-productos-basque-728x85-2