Il Corriere della Sera publica un artículo en el que Matteo Cruccu “analiza” la comedia “Ocho apellidos vascos”. La primera conclusión que  sacamos después de leer el texto, es que todo el conocimiento de este individuo sobre los vascos, es el que ha adquirido leyendo el ABC, La Razón, o las explicaciones de algún ex-ministro español del Interior que venía a decir que entre los vascos, todo aquel que no es un buen español, es un terrorista.

La verdad es que resulta difícil saber por donde empezar para tratar recopilar todas las incorrecciones (nos hemos prometido ser correctos y no decir lo que se nos viene a la cabeza al leer ese cúmulo de barbaridades) que contiene lo que se parece más a un libelo, que el texto publicado en un diario que se considera “serio”. Así que hemos decidido seguir el orden natural del texto, y fijarnos sólo en los más “gordo”.

Empecemos por el titulo:

Impensabile fino a qualche anno fa

Il“Benvenuti al nord”spagnolo che scherza sul terrorismo basco

Decir que un tratamiento cómico de los estereotipos vascos era imposible hace unos años, es decir una solemne tontería. Evidentemente el tal Cruccu (no sabemos si es un apodo, porque su apellido aquí suena a chiste) no sabe de la existencia de Vaya Semanita, un programa de ETB, la televisión pública vasca, en la que los vascos se ríen de sí mismos y de todo el que se pone por delante, pero sobre todo de sí mismos. Este programa, uno de los mas longevos de la cadena, ha tratado,desde hace muchos años, todos esos tópicos que tan extraordinarios le parecen al ¿periodista?. Nos ha costado cinco minutos de búsqueda en Youtube encontrar un sketch que contiene muchos de los elementos que pueden haberle llamado la atención y que data de….2008.
;

Pero eso no es lo peor. Lo peor es su planteamiento mental, su forma de ver la realidad, que se proyecta de forma modélica en el título:  El territorio donde ocurren las cosas que se cuentan en la película, es el norte de España, pero los terroristas son vascos. Es decir, si los habitantes de esa “parte norte de España” son “buenos”, son “españoles”, pero si son “malos”, lo que son, son vascos. Sin comentarios.

Pero ya no solo es que sea un desconocedor de cómo los vascos tratan sus propios estereotipos, es que tiene problemas básicos de geografía. Como demuestra el subtitulo.

«Ocho apellidos vascos» il film che sta sbancando i botteghini, oscurando perfino il Clasico, mette per la prima volta alla berlina i riti del nazionalismo di Bilbao

Nosotros que hemos visto y nos hemos reído mucho con la película, hemos intentado recordar imágenes de Bilbao y la verdad es que no las recordamos. Tal vez porque todo la trama pasa, en Euskadi, en pueblos de Gipuzkoa y Navarra, que son tomados como escenarios para crear el pueblo inventado para que discurra la historia que nos presentan los protagonistas del film.

Es increíble la película que el Sr. Cruccu (no sabemos porque pero siempre que lo escribimos nos viene a la cabeza el critico gastronómico de la película de dibujos animados Ratatouille) crea a partir de sus preconceptos, su desconocimiento y lo que se nos boceta como una cantidad notable de mala fe. Decir que los vascos  odian a “los otros españoles” o que les consideran maketos, puede que no sea otra cosa que una proyección especular de lo que una parte de Italia siente por la otra parte. Tal vez en su cabeza cuando escribía maketos, estaban pensando en Terroni o Polentoni.

Su desbarre llega al paroxismo cuando afirma que:

Successo ancor più grande nei Paesi Baschi. «I baschi sanno ridere di sé stessi»

Pero señor nuestro, usted no tiene ni idea de lo que escribe. Como decíamos antes, el programa Vaya Semanita ha hecho que los vascos se rían de si mismos durante mas de un decenio. En todos los aspectos: gobierno, religión, sociedad, relaciones entre los sexos, visión del mundo, instituciones, fuerzas del orden y violencia. Una televisión privada española contrató a guionistas y actores para reproducir al nivel del Reino de España el éxito de la serie vasca y fracasaron estrepitosamente. La razón: a los españoles no les gusta reírse de sí mismos.

No queremos hacer comparaciones. Los italianos no tienen culpa de que haya personas indocumentadas escribiendo en diarios que se consideran “serios“. Entendemos que para el Sr. Cruccu, pensar que una sociedad se ria y se mofe de los terroristas, o de los grupos más radicales es muy difícil de entender. Lo entendemos, porque no creemos que él se atreviera a hacer un chiste de la Mafia o de la Camorra. Una sociedad sana y fuerte es capaz de reírse de sí misma y de esta manera detectar en qué puede mejorar.

Creemos que resultaría imposible explicar a este individuo que la película no se ríe del nacionalismo vasco, no más, al menos, que del español, sino que sobre todo se ríe, nos reímos, de nuestra forma de ser y de algunas de nuestras características como sociedad. La película no habla de ETA, ni de ningún nacionalismo. Habla de un choque de dos culturas, de dos países, de dos sociedades, de dos formas de ver el mundo, en las que curiosamente, triunfan las personas, con la bendición (y el dinero) de uno de los máximos representantes de la “tradición vasca de los ocho apellidos”, que es el personaje del padre de la chica, que borda de una manera inconmensurable el extraordinario Karra Elejalde.

Pero es imposible que él lo entienda. Y de lo que no se entiende, mejor no escribir. Porque de lo contrario igual se puede aplicar la máxima de Mark Twain: Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla y disipar la duda.

Il Corriere della Sera – 29/3/2014 . Italia

Il“Benvenuti al nord”spagnolo che scherza sul terrorismo basco

ocho-apellidos-vascos-corriere
[Esplora il significato del termine: Dani Rovira e Clara Lago, i protagonisti del film ] Dani Rovira e Clara Lago, i protagonisti del film
Lo schema di «Giù al nord», il film che sbancò ai botteghini francesi qualche anno fa, giocando sugli stereotipi regionali tra settentrionali e meridionali di colà, è evidentemente un meccanismo che funziona. Da noi ha addirittura generato due riusciti remake , vedi le avventure di Bisio & Siani. Ora il giochino è approdato in Spagna e sta trionfando tanto quanto: si chiama «Ocho apellidos vascos», è la storia di un andaluso che si innamora di una ragazza basca e , con due sole settimane di proiezioni, sta registrando record d’incassi , non sono nella penisola iberica, ma in Europa. E ha oscurato addirittura il Clasico, Real-Barca, il giorno del suo debutto.

(Sigue) (Traducción automática)
anuncio-productos-basque-728x85-2