Así clara y contundente es la afirmación de la información publicada en la web de CNN bajo el título Bored with Europe? Try the ‘new Europe’. El redactor parece de Bilbao. Bueno, uno de Bilbao diría: ¿Comparar Barcelona con Bilbao? pero donde va. Si Bilbao es la capital del mundo y Barcelona sólo lo es de Cataluña.

Objetivamente, no creemos que, para un turista, Bilbao pueda ser una ciudad comparable a Barcelona en su capacidad de ofrecer un abanico de elementos de interés. Después de todo la capital de Cataluña tiene un tamaño, una actividad cultural, y una historia a la que Bilbao aun no llega.

Pero también está claro que la ciudad vasca ha entrado con fuerza, con mucha fuerza en el punto de interés de los turistas que se acercan de todo el mundo a visitar esta parte del Mundo. En la manos de los vascos está ser inteligentes y convertir ese impulso en una energía que llegue a todos los rincones del país. Esperemos que algún día, los responsables políticos y turísticos ( y sobre todo la propia Sociedad vasca, tan dada a las guerras de banderizos) comprendan que hay millones de personas en el mundo que cada día, para ir a su trabajo, recorren distancias muy superiores a la que separan Donostia de Bilbao, Vitoria de Pamplona, o Donostia de Baiona. Esperemos que algún día lo entiendan, porque ese día sera en el que podamos ofrecer un País extraordinario como un conjunto y no como una especie de puzzle de piezas que parece que nunca encajan entre sí.

Por cierto vamos a empezar a poner un castigo a los redactores. Que escriban 500 veces: Los pintxos NOS son como tapas. Aunque en este caso le perdonaríamos el castigo pro nombrar como lugar a visitar el Museo de Bellas Artes, uno de las joyas escondidas para muchos turistas que visitan esta ciudad.

CNN – 6/9/2013 – USA

Bored with Europe? Try the ‘new Europe’

 

When helmet-haired 18th-century diarist Samuel Johnson was asked if he could ever become bored with Britain’s bustling capital, his conclusion was grim:  “When a man is tired of London, he is tired of life,” he said. Johnson, of course, lived in a charmingly compact version of the metropolis we know today. Had he experienced modern London’s snarled transport network, its costly restaurants and its ironically mustachioed youths, he might have bailed a lot sooner.

(Sigue) (traducción automática)

 

 

 

 

anuncio-productos-basque-728x85-2